Noticias

De la Tierra a las estrellas: El turismo espacial está a punto de convertirse en realidad

El Universo ha fascinado a la humanidad durante siglos. Desde la época de los primeros hombres, hasta hoy en día, el espacio exterior se ha presentado como un elemento misterioso, desconocido y, en algunos casos, hasta seductor. La idea de viajar por las estrellas, aunque se suele asociar con un deseo infantil, sigue siendo la gran ambición de muchas personas; quienes pronto podrán cumplir esta meta.

single-image

El Universo ha fascinado a la humanidad durante siglos. Desde la época de los primeros hombres, hasta hoy en día, el espacio exterior se ha presentado como un elemento misterioso, desconocido y, en algunos casos, hasta seductor. La idea de viajar por las estrellas, aunque se suele asociar con un deseo infantil, sigue siendo la gran ambición de muchas personas; quienes pronto podrán cumplir esta meta.

Virgin Galactic, dirigida por Richard Branson, y Blue Origin, cuyo presidente es Jeff Bezos, son dos de las compañías líderes en viajes espaciales en el mundo. Según ambas empresas, apenas hacen falta unos meses para que alguna de ellas inaugure oficialmente el turismo ultraterrestre.

Es importante recordar que los viajes turísticos al espacio, aunque sí eran considerados algo poco común y exclusivo, no son algo nuevo. Estos se empezaron a realizar en la época de los 2000 y el recorrido constaba de una visita a la Estación Espacial Internacional (EEI). Sin embargo, por su precio, esta actividad estaba reservada para los super ricos, ya que se debían pagar decenas de millones de dólares para comprar el “paquete espacial”.

Pero Virgin y Blue tienen otra propuesta para sus viajes próximos a inaugurar. El plan turístico de estas empresas es un poco más conservador, sus pasajeros se adentrarán a decenas de kilómetros de la atmósfera terrestre, pero no llegarán hasta la EEI.

Lo que se propone es un viaje relativamente corto, donde se pueda vivir la experiencia de ingravidez y se atraviese la línea imaginaria donde inicia el espacio exterior, que está aproximadamente a 100 kilómetros del planeta, sin alejarse demasiado de la atmósfera terrestre.

Aunque no se llega tan lejos como en los primeros viajes (la EEI se encuentra aproximadamente a 400 kilómetros del planeta Tierra), el costo del pasaje lo compensa. Mientras que hasta la EEI se habla de millones de dólares por persona, los nuevos viajes espaciales estarán alrededor de los 250.000 dólares.

La nueva “carrera espacial”

Virgin Galactic y su rival, Blue Origin, se encuentran en una competencia por ver quién logra inaugurar los viajes espaciales primero. Aunque ambos se basan en tecnologías diferentes, esta misma competencia por demostrar quien a avanzado más es una de las razones por las que pronto se podrán realizar estos viajes fuera de la Tierra.

Virgin Galactic

Esta compañía propone una nave espacial VSS, parecida a un jet privado, con capacidad para seis pasajeros y dos pilotos. La VSS estará acompañada por otra nave que la acompañará los primeros 15 km de recorrido; luego, se desprenderá y dejará que la VSS marche por su cuenta.

En este momento, los pasajeros disfrutarán de un ambiente de “gravedad cero” por unos minutos antes de regresar al planeta azul. En total, el viaje dura entre una hora y media y dos horas.

Sin embargo, no todo fue bien para Virgin al inicio. En 2014, se presentó un fallo durante uno de los vuelos de prueba debido al error de un piloto, lo que resultó en la muerte de uno de los dos pilotos que estaban en la nave.

A pesar de esto, la empresa siguió adelante con su proyecto espacial y ahora se encuentra entre las compañías mejores posicionadas del sector.

Branson aseguró en mayo para BBC, que él mismo espera ser uno de los primeros pasajeros en abordar la nave. Hasta ahora, hay aproximadamente 650 personas en lista de espera para realizar viajes con Virgin.

Virgin Galactic - Turismo Espacial

Blue Origin

Esta empresa optó por lo tradicional y utilizó tecnología más parecida a los cohetes usuales. El New Shepard, la nave de Blue, tiene una capacidad de seis pasajeros, quienes se ubicarán en una cápsula insertada en la punta del cohete. Luego del lanzamiento, la cápsula se separa y continua con su trayectoria.

Luego de unos cuantos minutos de “gravedad cero”, la cápsula inicia su descenso a la Tierra, ayudada por tres paracaídas y retropropulsores para desacelerar la caída.

Este viaje es mucho más corto que el ofrecido por la competencia, ya que se toma apenas 10 minutos desde el despegue hasta el aterrizaje.

Pero esta compañía está retrasada en comparación con Virgin en un aspecto fundamental: aún no se han hecho pruebas con humanos. Hasta ahora, todos los ensayos se han realizado con muñecos. Sin embargo, Rob Meyerson, uno de los directores de la empresa, aseguró que pronto iniciarán las pruebas con humanos.

¿El futuro está en el espacio?

La NASA, está planeando ofrecer vuelos privados para financiar algunos proyectos espaciales bastante costosos. Una compañía rusa fabricante de cohetes, Soyuz, está contemplando la posibilidad de llevar turistas a la EEI. Mientras que una empresa estadounidense, Orion Span, tiene planes de poner en órbita un hotel espacial en unos años.

Phil Larson, decano adjunto de la escuela de ingeniería de la Universidad de Colorado, aseguró que “si estás pensando en viajar al espacio, tendrás cuatro veces la cantidad de opciones que tenías antes”, reseñó Infobae.

Aunque no es el viaje a la Luna o Marte que imaginábamos de pequeños, sigue siendo una experiencia literalmente fuera de este mundo. Los avances en esta nueva vertiente del sector turismo han surgido con una velocidad increíble, lo que nos permite suponer que los viajes espaciales tienen el potencial para convertirse en uno de los nuevos entretenimientos preferidos para las personas que tengan la capacidad de costearlos.

Deja un comentario

Loading data ...
Comparison
View chart compare
View table compare