Tecno

IA podría estimular el crecimiento global tanto como lo hizo la máquina de vapor

single-image

La inteligencia artificial podría contribuir con un 1,2 por ciento adicional al crecimiento anual del producto interno bruto durante al menos la próxima década, según una simulación del McKinsey Global Institute.

En general, IA podría entregar 13 billones de dólares en actividad económica mundial adicional para 2030, poniendo sus contribuciones al crecimiento a la par con la introducción de otras tecnologías transformadoras como la máquina de vapor, dijo McKinsey en un informe publicado la mañana del miércoles en Hong Kong.

El modelo del instituto espera que alrededor del 70 por ciento de las empresas adopten al menos una forma de inteligencia artificial para 2030, y que una porción significativa de las grandes empresas utilizará una gama completa de la tecnología.

Sabemos que la IA usa grandes conjuntos de datos y algoritmos para imitar el comportamiento humano. Las dos economías más grandes del mundo, los Estados Unidos y China, están compitiendo para invertir fuertemente en la tecnología. Beijing, en particular, ha hecho que esta forme parte de su plan quinquenal que se extenderá hasta 2020 y quiere convertirse en líder de la tecnología para 2030, señaló el informe de McKinsey.

“Sin IA, China podría enfrentar un desafío para alcanzar su tasa de crecimiento objetivo”, dijo Jeongmin Seong, uno de los autores del informe y miembro principal del McKinsey Global Institute en Shanghai.

Señaló que la productividad laboral de China está por debajo del promedio mundial, mientras que la economía está en transición a una que depende del consumo. Seong añadió que espera que la inteligencia artificial tenga un impacto significativo en ventas y marketing, lo que podría impulsar el gasto del consumidor.

También predijo que ella producirá rendimientos notables para la cadena de suministro y las empresas manufactureras.

El informe de McKinsey expuso cómo la tecnología probablemente impactará la economía a través de múltiples canales, incluyendo ayudar o aumentar el trabajo humano, sustituirlo, expandir los productos y servicios disponibles, aumentar los flujos de datos globales y crear riqueza.

Pero el informe señaló que la implementación de la ella probablemente incurrirá en una gama de costos de reestructuración corporativa y social, además de afectar el empleo y reducir el consumo.

“La tecnología que aumenta la productividad y ahorra mano de obra es un problema desafiante para todas las economías del mundo”, dijo Takashi Miwa, economista jefe de Japón en Nomura, en una conferencia de prensa el martes. Las tecnologías como la IA probablemente llevarán a una mayor desigualdad de ingresos, expresó.

El análisis de McKinsey descubrió que los países que se establecen a sí mismos como líderes de IA, en su mayoría economías desarrolladas, podrían capturar entre un 20 y un 25 por ciento más de beneficios económicos en comparación con los niveles actuales. Las economías emergentes solo pueden ganar la mitad de eso, según el informe.

“Esta desigualdad no se da”, dijo Seong. “El futuro depende de nosotros para darle forma”.

 
The following two tabs change content below.
Andreina Iglesias

Andreina Iglesias

Soy estudiante de economía UCV y me encuentro en una constante búsqueda de nuevos conocimientos. Sapere Aude

Deja un comentario