Blockchain

¿Educación y Blockchain? El futuro es ya

La educación está cambiando, y las Universidades deberían hacerlo también. Por ello hoy te traemos una propuesta para integrar educación y Blockchain.

single-image

Todos los días escuchamos hablar acerca de la tecnología Blockchain y los cambios que está generando en la sociedad. Sin embargo, cuando pensamos en estas transformaciones normalmente las reducimos al área financiera, a las criptomonedas y los smart contracts. Por eso hoy en CriptoTendencia te contamos sobre una propuesta que en materia de educación quiere integrar la Blockchain a las Universidades.

La crisis de la educación

Los científicos sociales suelen utilizar la palabra “crisis” de una forma bastante alegra. Crisis de la modernidad, de la democracia, del capitalismo, del socialismo, de la cultura, de la contra-cultura, la sociedad vive en crisis permanente.

Sin embargo, si hay una coyuntura que merece ser calificada de crisis en nuestros tiempos modernos (además de la climática), sin duda es la educativa. Y sobre todo nos referimos a los cambios que están operando en el paradigma educativo a nivel mundial.

Y es que, la Cuarta Revolución Industrial, y las transformaciones que genera, requieren de un tipo distinto de educación. La memorización de datos y los oficios mecánicos quedan relegados a un segundo plano frente a habilidad creativas y digitales.

Hoy en día, es mucho más rentable educar a nuestra juventud en programación informática y pensamiento creativo. Y re-educar a nuestros adultos en estas nuevas disciplinas también es una prioridad, considerando la cantidad de empleos que se perderán durante esta revolución.

Así, nuevos oficios surgirán, mientras son automatizados otros procesos, especialmente los más repetitivos y deshumanizantes. Y es en estos nuevos trabajos hacia donde debe apuntar la educación y re-educación de la población.

Una nueva Universidad

Ante este panorama de cambios acelerados, ¿Qué función puede jugar una institución medieval como las Universidades? Tradicionalmente las Universidades han cumplido tres funciones fundamentales (más allá de la clásica triada docencia-investigación-extensión).

En primer lugar, han servido como validadoras de conocimiento, otorgando un certificado que indica al empleador que has pasada con éxito ciertos cursos. En segundo lugar, como semillero de la élite política e intelectual de nuestras sociedades. Y finalmente como centros de generación de relatos culturales.

Hoy en día, cuando el conocimiento está al alcance de un click para cualquier con acceso a Internet, es necesario replantearse estas funciones. Especialmente cuando el ingreso a la educación superior ha generado problemas tan grandes como la gigantesca deuda educativa.

Educación con Blockchain

Aquí es donde entra la propuesta educativa de Mauricio Sánchez Lemus. Para Sánchez, el pago de la educación universitaria no puede continuar con la dinámica crediticia que tiene hasta ahora. Por el contrario, debe pasar a un sistema basado en la visión de la Universidad como una inversión en capital.

Así, propone que la carrera de los estudiantes sea financiada por inversionistas privados, siguiendo las ideas de teóricos liberales. A cambio de esta inversión, se recibiría un porcentaje de todas las ganancias que generase el estudiantes una vez graduado.

Esto incentivaría a una relación más cercana entre inversionista y alumno, que permitiría que el primero ayudase en el desarrollo profesional del estudiante. Todo esto con reglas claras tales como la imposibilidad de obligar a ninguna acción que no quiera realizar al universitario. Así como un límite monetario en los pagos que este haría.

Sin embargo, lo más interesante en la propuesta en educación de Sánchez es su segunda parte. Se trata de la tokenización del valor del tiempo del estudiante universitario. Es decir, la creación por Blockchain de un sistema mediante el cual los inversionistas y futuros empleadores vean el desempeño del alumno e inviertan en él.

De esta forma, Universidades, organizaciones, empresas y gobiernos podrían invertir en los estudiantes con la adquisición de tokens, y de esa forma adquirir el trabajo de los universitarios de forma transparente a través de la Blockchain.

El futuro es ahora

Para muchos propuestas de este estilo pueden parecer distópicas y deshumanizantes. Mientras que para otros serían muestra de genialidad y buen uso de las nuevas tecnologías en un sector relativamente atrasado.

Sin embargo, lo importante es que exista un debate en torno a estos temas. Porque lo cierto es que, aunque la propuesta de Sánchez para el sector educativo nunca se materialicen, es necesario un cambio. Y este cambio, debe estar consciente de y aprovechar las innovaciones tecnológicas de nuestra era.

1 Comment
  1. Avatar
    Juan Martín 3 meses ago
    Reply

    qué horror la propuesta, te endeudas de por vida con un inversor y le tenés que pagar con tu trabajo una vez recibido? Nefato. La educación superior debe ser pública gratuita y laica. u

Deja un comentario

Loading data ...
Comparison
View chart compare
View table compare