Tecno

FaceApp te hizo viejo a cambio de tu cara

single-image

La aplicación que se volvió famosa por sus habilidades de editar rostros se encuentra en escrutinio por poseer más de 150 millones de rostros en su base de datos.

Durante las últimas semanas es muy probable que por las redes sociales hayas visto fotos de tus amigos o conocidos como si fuesen mayores o del otro sexo, eso es porque utilizaron una aplicación llamada FaceApp, la cual permite realizar esas ediciones. Sin embargo, también existe la probabilidad que las personas que hicieron eso no saben que su rostro ahora está en una base de datos en Rusia.

Por contexto, FaceApp es la aplicación de edición de fotos que utiliza Inteligencia Artificial para retocar los rostros, ha existido desde 2017, pero una característica recién agregada que permite a los usuarios ver cómo se ven cuando envejecen lo ha catapultado a la popularidad. Ahora, el hecho de que sea propiedad de Wireless Lab, una compañía con sede en Rusia.

La preocupación, según algunos informes, la aplicación ha acumulado más de 150 millones de fotos de caras de personas desde su lanzamiento, y sus términos de servicio estipulan que la compañía puede usar las fotos como quiera, a perpetuidad.

La compañía ya ha dicho en un comunicado que elimina la mayoría de las imágenes de sus servidores dentro de las 48 horas posteriores a la carga, y no comparte datos con terceros. A pesar de esto, algunos miembros demócratas del Congreso de los Estados Unidos están pidiendo una investigación del FBI en la compañía. Los usuarios también están preocupados de que su rostro pueda ser usado para rastrearlos en el futuro a través del reconocimiento facial.

Hay distintas formas de usar una base de datos gigante de caras. Éstos son sólo algunos:

Modificación de la cara: quizás el uso más obvio sería que FaceApp mejore sus propios algoritmos. La capacidad de la aplicación para modificar y alterar una imagen de una cara se basa en una red neuronal ya entrenada en toneladas de fotos de caras. Tendría sentido que la compañía continuara proporcionándole más imágenes para afinar sus capacidades. Dicha base de datos también podría usarse para crear más funciones de modificación de caras que la aplicación aún no tiene.

Análisis facial: mientras que el reconocimiento facial identifica individuos específicos, el análisis facial simplemente implica predecir características sobre ellos, como su género o edad. Muchos sistemas comerciales de análisis de rostros están capacitados en bases de datos de código abierto que se parecen mucho a las que pudo haber conservado FaceApp.

Detección de rostro: de manera similar, la detección de rostro se trata de identificar si hay un rostro en una foto y dónde está. Nuevamente, estos sistemas podrían construirse o mejorarse con más fotos de caras.

Generación Deepfake: finalmente, una base de datos de este tipo podría utilizarse para crear caras de personas que no existen, lo que conllevaría una gran cantidad de problemas. La generación de rostros falsos supuestamente ya ha sido utilizada por espías para falsificar identidades, por ejemplo.

¿Importa? Si bien estos casos de uso plantean problemas de privacidad importantes, vale la pena señalar que existen muchas otras bases de datos de código abierto de fotos de caras y videos de personas que pueden o no incluir su imagen.

Dichas bases de datos, hechas de medios públicos extraídos de Internet, han sido durante mucho tiempo una base de investigación de IA. Incluso si FaceApp no ​​tuviera su propia reserva de imágenes, sería fácil encontrar otras de la gran cantidad de opciones que hay. Quizás ese sea el punto más importante de la historia: FaceApp simplemente resalta cuánto hemos perdido el control de nuestros datos digitales.

Deja un comentario

Loading data ...
Comparison
View chart compare
View table compare