Noticias

Los 4 brahmanes en busca de la riqueza: Ambición en el Trading de criptomonedas

single-image

El mercado de las criptomonedas ha surgido no hace mucho tiempo pero a pesar de ello, su popularidad está ahora en aumento y cada vez tiene más adeptos. Se pueden encontrar numerosas historias de éxito en diversos foros que hablan de gente que compró bitcoins entre 2012 y 2014 por unos cientos de dólares y se convirtieron en millonarios.

Debido a la gran volatilidad, los buenos inversores que acuden aquí hacen un buen negocio. Pero también por causa de esta volatilidad, los principiantes que se inician aquí se gastan rápido su capital, o peor perderlo todo por no saber retirarse justo en el tiempo y el momento adecuado.

En esta oportunidad, traemos una adaptación de un cuento hindú, que trata sobre lo caro que puede salir la ambición desmedida. A veces no nos damos cuenta de todo lo que podemos encontrar en el camino, precisamente porque en ocasiones vamos por todo o nada.

Los 4 brahmanes en busca de la riqueza

En cierto lugar vivían cuatro brahmanes que decidieron ir en busca de la riqueza. Mientras iban caminando se encontraron con un yogi, quien prendió cuatro candeles mágicos, se los dio y les dijo: “Id a la región del Himalaya, y allí donde se os caiga un candil encontraréis un tesoro. Cavad, recoged vuestro tesoro y regresad”.

Tras caminar un poco, a uno de ellos se le cayó el candil y encontró que toda la tierra era de cobre, a lo que exclamó: “¡Vamos, recoged todo el cobre que queráis y regresemos a casa!”, Pero sus compañeros respondieron: ¡No seas necio. Levanta y continuemos caminando, que el cobre no nos saca de la pobreza!

El primero de los brahmanes tomó el cobre que quiso y regresó. Cuando se le cayó el candil al segundo brahmán, este encontró que toda la tierra removida era de plata. Lleno de alegría, exclamó: “¡Vamos, recoged toda la plata que queráis, ya no hace falta ir más lejos!”, pero los otros no se contentaron.

Cuando se le cayó el candil al tercer bramán, descubrió oro bajo sus pies, pero su compañero decidió continuar, con la esperanza de encontrar piedras preciosas. El cuarto brahmán avanzaba solitario.

Atormentado por la sed, salió del camino y comenzó a vagar sin rumbo, hasta que se topó con un hombre ensangrentado que tenía una rueda sobre su cabeza. Mientras hablaba el brahmán, la rueda pasó de la cabeza de aquel hombre a la suya.

Ante la sorpresa del brahmán, el hombre le dijo: “El Dios de la riqueza, por temor a que le arrebaten su tesoro, es quien enseña este objeto terrorífico a la personas para que nadie se acerque por aquí”.

Cuando aparezca otro igual, con un candil en la mano y te hable, entonces la rueda caerá sobre su cabeza. Así que ahora he quedado libre, regreso a mi casa sin nada. El bramán pagó así por su ambición desmedida.

Cuando aparezca otro igual, con un candil en la mano y te hable, entonces la rueda caerá sobre su cabeza. Así que ahora he quedado libre, regreso a mi casa sin nada. El bramán pagó así por su ambición desmedida.

Así como le pasó al Bramán, también sucede en el mercado de criptoactivos, y un gran ejemplo es el trading de criptomomendas que hacen muchas personas cegadas por querer siempre más sin retirarse cuando deben.

El trading, la actividad de comprar y vender una moneda a cambio de otra, es uno de los grandes condicionantes del valor de las distintas criptos en un momento dado.

Si decides hacer trading basado en cripto-activos sin siquiera investigar un poco del comportamiento del precio en los activos de renta variable, y alta volatilidad, debes saber que corres un riesgo bien alto.

Sino conoces el funcionamiento de los diferentes tipos de operaciones de compra y venta y la forma en que opera la plataforma de trading en la que haces tus transacciones, las comisiones aplicadas, etc. Pudieras terminar comprando en el peor momento y luego entrando en pánico al ver los gráficos de tendencia caer debido a la volatilidad y cerrar tus operaciones en el peor momento, lo que te generaría una pérdida inevitable de dinero. Peor aún si ese dinero que invertiste era un dinero que no podías permitirte perder.

Además, si llevan algún tiempo realizando trading te darás cuenta que las caídas en precios ocurren en apenas minutos, horas o días, de forma abrupta y rápida. Mientras que las subidas en general tardan días, semanas o meses en consolidarse, por lo que los precios suben por la escalera y bajan por el elevador.

Si decides hacer Trading de criptomonedas, estudia un poco de Análisis Técnico y Análisis fundamental. Lee las noticias, sigue a los expertos en las redes sociales. Invertir sin conocer lo que haces es como si fueras a un casino a apostar tu dinero.

En definitiva, el cripto-trading es una actividad “de alto riesgo” y no sólo económicamente: es una peligrosa adicción. En realidad, el estar frente a gráficas de colorines, que suben y bajan, cálculos sesudos, fórmulas magistrales a aplicar, momentos a cazar a tiempo, desde tu teclado, usando tus manos, tu dinero, es muy parecido a un juego de azar, incluyendo las consecuencias de la ludopatía.

A veces se gana dinero, y eso está genial,  es un refuerzo positivo que hace que la persona repita la acción.

Pero a  veces se pierde, y eso que a muchos les sirve para medir mejor y tal vez retirarse del juego, a ciertos personajes (es un fenómeno que se da en los compradores de drogas en el mercado negro) no les funciona como un aversivo que les aleje del trading, sino que les funciona de “refuerzo aleatorio” que no tiende a eliminar el comportamiento sino todo lo contrario.

En resumen, creo que el trading es una actividad que, si bien puede dar altos rendimientos, también puede provocar intensas pérdidas.

Y una que no solemos evaluar adecuadamente: la de nuestro tiempo. Nuestro tiempo y su rendimiento es en sí mismo. Es cierto que es “relativamente fácil” ganar dinero en el trading, una vez que uno le echa horas y aprende las habilidades básicas. Pero ¿cuántas horas? ¿Cuántas le puedes echar tú para que dicha actividad te resulte rentable?

Si eres una persona que –por su trabajo, o ausencia de trabajo– pasa su tiempo pegado a un ordenador con conexión a Internet, pues es posible que hacer trading sea una actividad más –provechosa económicamente– que puedas incorporar a tu rutina.

Pero la mayoría de la gente no dispone de 10 horas para estar pegado a un ordenador leyendo información y analizando mercados, porque fuera de las criptomonedas tienen vida, en este sentido  “no hay decisión sobre criptomonedas que compense una noche en vela”.

Valora bien tu tiempo, tu dinero y detente a observar lo que el camino te va presentando. La idea no es que seas conformista, pero sí que aprendas a no envolverte en la ambición ya que terminarás muy mal.

Y recuerda que: El trading de criptomonedas es altamente adictivo. Con las criptomonedas puedes ganar mucho dinero o perderlo todo, depende únicamente de ti y las buenas o malas decisiones que tomes.


 
+
The following two tabs change content below.
Samantha Jimenez

Samantha Jimenez

Venezolana, estudiante del último semestre de Comunicación Social. Atraída por las nuevas tecnologías y el desarrollo que ofrecen a la humanidad.

Deja un comentario