Noticias

El cuento de la lechera: Acciona con las Startups y Blockchain

single-image
 

En la era de la tecnología Blockchain y las criptomonedas muchas de las Startups más exitosas empezaron casi sin dinero inicial. La mayor parte de los emprendedores tecnológicos llegan con los bolsillos vacíos y aún así logran completar sus objetivos.

En esta ocasión te traemos una historia reflexiva, para todas aquellas personas que tienen planes y proyectos pero que no terminan ejecutándolas, muchas veces se ven excusadas por “no tener el dinero” para poder emprender, y este post te mostrará precisamente eso, que no siempre el éxito de los proyectos está respaldado por un dinero inicial.

A diario se nos presentan grandes oportunidades de inversión, donde la mayoría de las veces las dejamos sólo en nuestros pensamientos sin tomar acción.

El cuento de la lechera…

Una lechera llevaba en la cabeza un cubo de la leche recién ordeñada y caminaba hacia su casa soñando despierta. << Como esta leche es muy buena >>, se decía, dará mucha nata.

Batiré muy bien la nata hasta que se convierta en una mantequilla blanca y sabrosa, que me pagarán muy bien en el mercado.

Con el dinero, me compraré una canasta de huevos y, en cuatro días, tendré la granja llena de pollitos, que se pasarán el verano piando en el corral. Cuando empiecen a crecer, los venderé a buen precio, y con el dinero que saque me compraré un vestido nuevo de color verde, con tiras bordadas en la cintura.

Cuando lo vean, todas las chicas del pueblo se morirán de envidia. Me lo pondré el día de la fiesta mayor, y seguro que el hijo del molinero querrá bailar conmigo al verme tan guapa.

Pero no voy a decirle que sí de buenas a primeras. Esperaré a que me lo pida varias veces, y al principio le diré que no con la cabeza. Eso es, le diré que no: “¡Así!”.

La lechera comenzó a menear la cabeza para decir que no, y entonces el cubo de leche cayó al suelo, y la tierra se tiñó de blanco. Así la lechera se quedó sin nada: sin vestido, sin pollitos, sin huevos, sin mantequilla, sin nata y, sobre todo, sin leche: sin la blanca leche que le había hecho soñar.

En estos momentos vivimos el comienzo de una nueva gran ola en la que una nueva tecnología está permitiendo que se vayan a desarrollar cientos o miles de Startups en los próximos años.

Se trata de Blockchain, la tecnología que comenzó a desarrollarse a través de Bitcoin y a la que ahora se le están dando cientos de aplicaciones por parte de las grandes empresas del mundo financiero, como de las Startups de Fintech y otros muchos proyectos que buscan darle utilidad a través de herramientas concretas como los Smart Contracts. Compañías que le apuesta a la aplicación del blockchain según sean las necesidades de los negocios.

Con las cadenas de bloques se registran las transacciones y datos de modo que no pueden sufrir ninguna modificación, lo que brinda mayor confiabilidad y seguridad a la información para aplicaciones de trazabilidad de procesos, suministro, contratos inteligentes y almacenamiento de datos, entre otras.

Está enfocada en el desarrollo de servicios descentralizados, un campo nuevo donde la infraestructura todavía es escasa y son necesarios conocimientos específicos para encarar un proyecto.

Es posible que, a medida que algunas empresas tengan éxito y otras fracasen, se produzca una especie de ‘purga’, quedando así solo los proyectos realizables. Cada Startups que aprovecha esta poderosa nueva tecnología aspira a transformar el mundo cotidiano de una forma u otra. Es natural que algunos tengan más éxito para lograr este objetivo que otros.

Pocos son lo que triunfan emprendiendo solos una startups, y aquellos que lo hacen siempre se ven superados por los buenos equipos de trabajo. En la unión está la fuerza y en eso no hay nada más cierto.

Para quienes desarrollan proyectos desde cero, es vital confiar y estar rodeado de un equipo capaz de darle forma a las ideas. La calidad que se busca presentar en el mercado puede ser consecuencia de muchas cabezas pensantes.

A la hora de montar un proyecto empresarial, el dinero es fundamental. Simplemente, sin financiación no habrá monetización, que es una de las cosas más importante que se busca con el negocio.

Hay muchas oportunidades de conseguir financiación para startups; la más común consiste en acudir a incubadoras con el proyecto y todos los planes, en busca del dinero para empezar. También existen inversores que se interesan en compañías fase semilla y ponen su dinero.

En cuanto a la monetización, es necesario conocer que no todos los negocios dan dinero al mismo tiempo. Todo depende del mercado, la estrategia y demás; lo único cierto es que una startup con buena base y administración de finanzas, más temprano que tarde dará ingresos. Durante la primera fase, el éxito de las empresas no tiene por qué medirse únicamente en monetización. En ocasiones vale más una buena métrica.

Como te darás cuenta el emprendimiento y éxito no está arraigado al dinero exclusivamente, ya que realmente puedes conseguir quién puede financiar tu proyecto, siempre y cuando esté basado en buenas estrategias y proyección que prometa ser exitosa. Lo que tengas en mente, debes ponerlo en marcha, tomar acción, y hacerlo ahora.

Básicamente tenemos dos opciones: vivir soñando como la lechera hasta que se nos caiga el cubo, o bien tomar acción como hacen los ganadores.


The following two tabs change content below.
Samantha Jimenez

Samantha Jimenez

Venezolana, estudiante del último semestre de Comunicación Social. Atraída por las nuevas tecnologías y el desarrollo que ofrecen a la humanidad.

Deja un comentario

Loading data ...
Comparison
View chart compare
View table compare