Noticias

Hombre sueco fue sentenciado por enviar una bomba a un intercambio criptográfico

single-image

Hacer transacciones con criptomonedas tiene muchos riesgos, de eso no cabe la menor duda; entre las estafas, robos y lavado de dinero, parece ser que los entusiastas de las criptomonedas están rodeados por casi todos los frentes. Sin embargo, un ataque con una bomba no es uno de los peligros potenciales que alguien consideraría cuando se inicia en el mundo de las monedas digitales, pero las evidencias nos demuestran lo contrario.

Aunque cuando se escucha “ataque con bombas” se suele pensar en algún atentado terrorista o el resultado de un conflicto armado, las amenazas con hacer volar edificios a causa de las criptomonedas se han vuelto más comunes.

En un post anterior relatamos la historia de un joven indio que amenazó con explotar el aeropuerto de Miami porque el FBI no lo ayudó a recurar $ 1.000 en Bitcoin que perdió por una estafa. Ahora, reportamos el caso de Jermu Michael Salonen, un hombre sueco de 43 años que envió una “bomba casera potencialmente letal” a la empresa inglesa Cryptopay, por supuestamente tener problemas con su contraseña en la plataforma.

Al parecer, el hombre intentó cambiar su contraseña y la plataforma no se lo permitió, por lo que decidió tomar represalias contra la empresa y, en noviembre de 2017, envió un dispositivo explosivo en un sobre acolchado dirigido a la sede de Cryptopay.

Sin embargo, en lugar de llegar a las oficinas principales, el letal paquete llegó a una empresa de contabilidad que Cryptopay había utilizado con anterioridad. La bomba permaneció almacenada unos cuantos meses hasta que, en marzo de 2018, uno de los empleados decidió abrirlo.

Pero el trabajador empezó a sospechar que el contenido del paquete podría ser algo peligroso, así que se remitió al Comando Antiterrorista de Met Police, que confirmó la presencia de una bomba y envió ADN que se encontró en ella a la Interpol, quienes identificaron a Sanen y advirtieron a las autoridades suecas.

Por suerte, nadie salió herido en este incidente. Sin embargo, casos como este encienden las alarmas de los miembros de la comunidad criptográfica.

A raíz de esto, Cryptopay emitió un tweet explicando que “no hay problema” si se quiere reestablecer una contraseña en caso de olvido. Sin embargo, esto no asegura que otro caso similar no volverá a ocurrir.

El 9 de noviembre de este año, la corte lo sentenció a seis años y medio de prisión por enviar la bomba casera a Cryptopay.

Según la policía sueca, este no es el primer acercamiento que tienen los explosivos. Al parecer Salonen, ya había enfrentado varios cargos en el Tribunal de Distrito de Estocolmo, incluido el envío de un polvo blanco a políticos suecos, incluido el primer ministro.

 
The following two tabs change content below.

Auri Díaz

Soy estudiante de Estudios Internacionales, interesada en las nuevas tecnologías y su impacto en el mundo. Fiel creyente que la tenacidad es la base del éxito.

Deja un comentario