Noticias

Europol: Bitcoin sigue siendo el activo preferido para el cibercrimen

El nuevo documento de cibercrimen de Europol ha concluido que Bitcoin (BTC) sigue siendo la criptomoneda más popular para usos ilícitos, pero predice un aumento en la popularidad de las altcoins centradas en el anonimato como Zcash (ZEC) y Monero (XMR).

single-image

El nuevo documento de cibercrimen de Europol ha concluido que Bitcoin (BTC) sigue siendo la criptomoneda más popular para usos ilícitos, pero predice un aumento en la popularidad de las altcoins centradas en el anonimato como Zcash (ZEC) y Monero (XMR).

El informe se presenta como la quinta edición de la Evaluación de Amenazas contra la Delincuencia Organizada en Internet de Europol (IOCTA) hasta la fecha, y fue publicado el pasado martes 18 de septiembre.

Según la autoridad judicial, incluso cuando la participación de mercado de Bitcoin cayó «un 35% a principios de 2017», siguió siendo la criptomoneda más usada en las investigaciones de delitos cibernéticos en toda la Unión Europea.

Europol espera que mientras Bitcoin domina este campo del mercado ilícito, es muy probable que las altcoins centradas en el anonimato que ofrecen la protección de «direcciones furtivas» ganen popularidad y potencialmente hagan obsoletos los «servicios cripto actuales».

Lo que sucede con Bitcoin es que debido a su popularidad, auge, regulaciones y vigilancia es más fácil ubicar transacciones ilícitas que con criptomonedas que no son igual de vigiladas y además están específicamente creadas para el anonimato.

Un ejemplo bueno son las redes yihadistas, Europol descubrió que las donaciones masivas en forma de Zcash eran populares entre los que concedieron dinero a campañas en sitios afiliados al Estado Islámico (IS), aunque señaló que el uso de cifrado por parte de grupos terroristas ha sido hasta ahora limitado a «transacciones de bajo nivel» y no representa una parte significativa de su flujo de fondos:

«A pesar del claro potencial, ninguno de los ataques llevados a cabo en suelo europeo parece haber sido financiado a través de criptomonedas».

IOCTA describe una gama de fenómenos relacionados con la criptografía en el panorama del crimen cibernético, que incluyen criptohackeo, phishing dirigido al ecosistema y un número creciente de ataques a criptomonedas u otros depósitos de este estilo, que según la institución son considerados por los delincuentes como un «blanco fácil» en comparación con bancos corporativos u otras instituciones tradicionales.

La Europol señala que no solo los intercambios, sino también los «servicios de minería y otros titulares de billeteras se enfrentan a intentos de piratería informática, así como a la extorsión de datos personales y el robo».

El documento detalla que las criptomonedas ha ofrecido durante varios años las ventajas de una infraestructura descentralizada y transacciones seudónimas para el lavado de procesos penales, pero sugiere que como los grandes jugadores de la industria criptográfica caen bajo el control de los reguladores, los intercambios descentralizados pueden convertirse pronto en un canal más ventajoso para lavadores.

En días anteriores, se dio a conocer la noticia de que un código filtrado dirigido a Microsoft Systems, que los piratas informáticos supuestamente robaron a la Agencia de Seguridad Nacional de Estados Unidos (NSA), ha provocado un aumento de cinco veces en las infecciones por criptojacking.

En este sentido, vale la pena recalcar que normalmente las regulaciones están enfocadas en proteger el sistema económico tradicional o a los inversionistas de que no pierdan una gran cantidad de dinero en el ecosistema, por lo tanto, sería prudente que los reguladores busquen la manera de adaptar las regulaciones en un punto que les permita dificultar el trabajo da las redes de crímenes cibernético.

Deja un comentario

Loading data ...
Comparison
View chart compare
View table compare