Tendencia

¿Por qué el Coronavirus puede iniciar una recesión?

Existe un 80% de probabilidad de que la economía mundial entre en recesión. ¿Por qué sucede así con el Coronavirus y no sucedió con el SARS?, ambos de China.

single-image

Con cada hora que pasa la situación parece empeorar de forma excesiva. Los mercados financieros se han visto tan afectados como la sanidad, ¿por qué sucede así?, ¿qué tiene diferente el Coronavirus para ser tan perjudicial para la economía?. En este artículo lo revisamos, además de indicar cómo puedes sacarle provecho a la situación.

Parte de la información del post ha sido tomada de un reciente reporte de Pablo Gil, analista de XTB.

SARS vs Coronavirus

Es común escuchar en estos momentos comparaciones entre la reciente epidemia de SARS y la actual alarmante pandemia de COVID-19. 

1era diferencia: Velocidad de contagio

A pesar de que son enfermedades muy similares en cuanto a síntomas, principalmente por la neumonía atípica que provocan, la propagación de una y otra es bastante diferente.  

La epidemia de SARS por su parte tuvo epicentro en la ciudad de Cantón, China, en noviembre de 2002. 

A finales de marzo de 2003 comenzó la expansión por otras zonas geográficas. Destacando que su tasa de mortalidad era bastante peor que la de la actual pandemia, el contagio fue mucho menor. 

A mediados de mayo del mismo año, el nivel de contagiados había alcanzado su pico, para luego mostrar un rápido descenso del brote. 

Está situación posee mucha similitud con la experimentada en China con el COVID-19, que luego de 2 meses de crecimiento exponencial, consiguió ser controlada y reducir al mismo ritmo la cantidad de nuevos contagios. 

Actualmente en otros lugares del mundo se puede observar el veloz avance del Coronavirus, pero es muy probable que el mismo patrón de búsqueda rápida de un pico se vuelva a repetir.

Así podemos asegurar la primera gran diferencia para que la reacción de los mercados sea distinta. 

Estadísticas del SARS.
Estadísticas del SARS.

2da diferencia: Aporte de China al PIB mundial

La segunda se debe a la posición actual de China sobre la economía global. 

En 2003, el aporte de China al PIB mundial era inferior al 5%, su ralentización económica no afectaba demasiado a otros países. Hoy, vemos cómo esta situación ha cambiado de forma exponencial.

Actualmente el PIB chino es equivalente al 16,87% del mundial, por lo que cualquier cambio sustancial en su actividad económica influye inmediatamente a otras con las que posee mucha relación de comercio. Iniciando un efecto dominó con capacidad de generar grandes consecuencias a nivel global, ocasionado por COVID-19.

Aporte del PIB de China sobre el PIB mundial.
Aporte del PIB de China sobre el PIB mundial.

3era diferencia: Situación actual de la economía global

La última, pero no menos importante, el final del más grande ciclo de expansión. 

Fuertes reacciones en los mercados, tal como la que vemos hoy, está directamente ligadas a detonantes y el lugar en el que se encuentra la economía. 

No queda duda de lo difícil que es sobrellevar la nueva cepa de Coronavirus. El miedo a una propagación mayor ha llevado a tomar medidas de estrictas cuarentenas, provocando un efecto devastador sobre el primer sostén del ciclo actual, el consumo. 

La pausa del consumo, y por consiguiente de la inversión, fue el detonante perfecto para un mercado accionario en máximos históricos, con subidas cada vez más forzadas. 

Y allí la diferencia con la influencia del SARS en los mercados, pues a pesar de ser bastante grave, ya el mercado había corregido más de un 50%, producto de la explosión de la burbuja puntocom.

La epidemia de SARS fue tan solo el último movimiento negativo de la bolsa antes de iniciar su nuevo impulso alcista, ya la caída estaba descontada. 

Esta vez, el S&P 500 se encontraba en máximos históricos, luego de un sorprendente rally alcista desde los mínimos por la Gran Recesión del 2008. 

Gráfico del S&P 500 en temporalidad mensual.
Gráfico del S&P 500 en temporalidad mensual.

¿Cómo aprovechar la recesión?

La caída que hoy por el Coronavirus se observa parece ser tan solo el principio de una importante corrección de los mercados. 

Hasta los momentos, la caída del S&P 500 equivale a poco más del 38% del ciclo expansivo. Si utilizamos los datos históricos para evaluar la probabilidad, más del 60% de las ganancias podrían ser eliminadas. 

El camino que ha tomado la economía parece difícil de cerrar, dependerá del avance o control de la temida pandemia. Sin embargo, esto ha sido tan solo un detonante de un crecimiento artificial basado en deuda. 

El escenario más probable es la continuación del sentimiento bajista de los mercados, que poco a poco irá mostrando sus efectos en la vida cotidiana. 

Subirse a la tendencia es la mejor elección, y actualmente podemos hacerlo mediante brokers de fácil acceso como XTB, que nos permiten abrir posiciones en venta para beneficiarnos de los movimientos bajistas que observamos a diario durante estos días de miedo colectivo. 

Es relevante indicar que esta situación debe ser manejada con mucha cautela, y gestionar el riesgo al máximo, pues mientras mayor sea la caída, más serán las noticias que veremos intentando recuperar la confianza de los inversores, y una volatilidad cada vez más violenta. 

También puedes considerar invertir para el largo plazo de forma progresiva, asumiendo el riesgo de caídas más profundas, pero aprovechando rebajas de precios. A pesar de que las caídas, estas son mucho más rápidas que las subidas, la tendencia histórica del mercado accionario es totalmente alcista. 

Deja un comentario

Loading data ...
Comparison
View chart compare
View table compare