Criptomonedas

¿Dinero o Activos? Así es como los gobiernos del mundo definen a las criptomonedas

single-image

Pocos gobiernos nacionales parecen estar de acuerdo en qué es realmente una criptomoneda, y por ahora, al menos, sus divisiones han otorgado a monedas como Bitcoin y Ethereum un estatus flotante e indeterminado en el escenario global.

Como resultado, las criptomonedas carecen de una existencia única y definida, con algunas naciones tratándolas como dinero (por ejemplo, Japón y Alemania) y otras tratándolas como un activo especulativo no regulado (por ejemplo, México, Dinamarca), convirtiéndolas en el equivalente financiero de El gato de Schrödinger.

Sin embargo, como lo demostrará esta revisión elaborada por CoinTelegraph de las clasificaciones de crypto en todo el mundo, las criptomonedas son todas estas cosas y más, por lo que merecen clasificarse según sus propias cualidades únicas.

Estados Unidos: valores, productos básicos, propiedad, dinero

En Estados Unidos hay 5 agencias diferentes que clasifican a la criptomonedas, cada una de manera independiente a la otra. Primero está la Comisión de Bolsa y Valores (SEC), que hasta junio definió las criptomonedas en general como valores, es decir, los activos en los que alguien invierte con la expectativa de recibir una devolución.

En marzo, por ejemplo, emitió una declaración pública indicando que regularía cualquier cosa que se negocie a través de una plataforma de intercambio como garantía.

“Varias de estas plataformas proporcionan un mecanismo para comercializar activos que cumplen con la definición de ‘seguridad’ bajo las leyes federales de valores. Si una plataforma ofrece la negociación de activos digitales que son valores y opera como un “intercambio”, tal como lo define la leyes federales de valores, entonces la plataforma debe registrarse con la SEC como una bolsa de valores nacional o estar exento de registro”.

Por otro lado, el Servicio de Rentas Internas (IRS), otra de las agencias, definió las criptomonedas como propiedad imponible desde marzo de 2014, cuando declaró:

“Para fines de impuestos federales, la moneda virtual se trata como propiedad”.

+

Los observadores serían perdonados por suponer que tres definiciones separadas eran suficientes, pero dos agencias adicionales tratan las criptomonedas como dinero. La Oficina de Control de Activos Extranjeros de los EE. UU. (OFAC) es la oficina del Departamento del Tesoro de los EE. UU, responsable de imponer sanciones económicas, que puede incluir decretos contra ciertas criptomonedas (por ejemplo, Petro).

En abril, anunció que trataría las “monedas virtuales” de la misma manera que la moneda fiduciaria, haciendo que cualquier individuo que maneja una criptomoneda cubierta por una sanción económica sea procesable.

Por supuesto, estas clasificaciones no son mutuamente excluyentes, sin embargo, introducen confusión y complejidad para las personas y las empresas que desean comprender exactamente dónde se encuentran legalmente con las criptomonedas. Afortunadamente, cada vez hay más indicios de que algunas de las agencias mencionadas están empezando a converger en definiciones compartidas.

En junio, la SEC finalmente aclaró que no considera a Bitcoin ni Ethereum como valores y que se centraría más en Ofertas de Monedas Iniciales (ICO). Esta medida se produjo un mes después de que el comisionado de la CFTC, Rostin Behnam, pronunciara un discurso que enfatizaba la creciente colaboración entre su comisión y la SEC.

“Hablé sobre mi posición en la CFTC y los esfuerzos de la SEC para armonizar las reglas. Dada la gran cantidad de participantes del mercado doblemente registrados y la política superpuesta, existe una oportunidad real para que CFTC y SEC ajusten las normas redundantes y dejen tanto a los participantes del mercado como reguladores en una posición más fuerte”.

CFTC - SEC - Criptomonedas

Canadá, México y América del Sur: productos básicos, activos virtuales, moneda de curso legal

Al igual que los EE. UU, Canadá no considera que las criptomonedas sean de curso legal. Sin embargo, su enfoque hacia las monedas virtuales es un poco más unificado, con la Agencia de Ingresos de Canadá (CRA) definiéndolos actualmente como productos básicos, una idea que parece aplicarse en la mayoría de las agencias gubernamentales. Esta es la razón por la cual las compras que involucran crypto están reguladas por la CRA como si fueran transacciones de trueque, con la aplicación de los impuestos correspondientes.

En México, el énfasis también está en las criptomonedas como productos básicos. El 1 de marzo, el gobierno aprobó la Ley para regular las empresas de tecnología financiera, que incluye una sección sobre “activos virtuales”, también conocida como criptomonedas.

En comparación con las definiciones anteriores de valores, productos básicos, propiedad y dinero, este es un término vagamente reconocido, y las disposiciones de la ley de marzo no limitan actualmente su aplicación (ya que la ley, de hecho, está a la espera de una legislación secundaria).

Sin embargo, comentarios previos de importantes figuras en México indican que el gobierno se inclinaría a traducirlas “mercancía”, y el gobernador del Banco de México Agustín Carstens declaró en agosto de 2017 que, dado que Bitcoin no está regulado por un banco central, es un mercancía en lugar de una moneda.

Viajando más al sur, la imagen es mixta. En Venezuela, el gobierno anunció el Petro, el activo digital respaldado por petróleo en diciembre, y en abril, decretó que la criptomoneda debe convertirse en moneda de curso legal para todas las transacciones financieras que involucran a los ministerios del gobierno.

Sin embargo, mientras que todas las otras criptomonedas fueron clasificadas inmediatamente como activos financieros, como resultado del decreto que establece el Petro, ninguno ha sido legalmente declarado. Aún más confuso, el parlamento venezolano se ha opuesto al Petro en cada oportunidad. En marzo, incluso declaró que la moneda respaldada por el estado es, de hecho, ilegal, porque se creó sin la aprobación del Congreso y sin la participación del Banco Central de Venezuela.

En Brasil, la Comisión de Valores y Cambios (CVM) declaró en enero que las criptomonedas no pueden clasificarse legalmente como activos financieros, a pesar de que la Oficina de Impuestos del país había estipulado previamente en 2017 que debían considerarse como tales a efectos fiscales. En Chile, las criptomonedas no son valores ni dinero, aunque el banco central ha comenzado recientemente a considerar una regulación específica.

Mientras que Sudamérica a menudo adopta una postura restrictiva hacia las criptomonedas, algunas naciones del continente son un poco más aceptables. En Argentina, las criptomonedas no son de curso legal y no tienen ninguna regulación específicamente aplicada a ellas. Dicho esto, se los trata como bienes según los términos del Código Civil de la nación, mientras que una actualización de diciembre de la regulación fiscal los clasifica como ingresos derivados de acciones y valores.

Lo que tales variaciones indican es que, en lo que respecta a la clasificación de las criptomonedas, la situación económica y política de las naciones afectadas hace una diferencia.

La abstracción inherente de las criptomonedas las hace adaptables en términos de su función, por lo que su clasificación y uso particulares dependen de las condiciones políticas y económicas que prevalezcan en una nación en particular, y para lo que esa nación desea usarlas.

Esta es la razón por la cual, en países donde la moneda nacional y la economía son relativamente débiles, o donde las libertades son restringidas, a las criptomonedas se les niega el estatus legal.

Europa - Criptomonedas - Bitcoin

Europa: dinero privado, unidades de cuenta, medios de intercambio contractuales, valor transferible

Esta tendencia se hace más evidente cuando se compara el estado de las criptomonedas en América Latina con respecto a Europa. En Alemania, la mayor economía del continente, Bitcoin ha sido reconocido como “dinero privado” desde abril de 2014.

Antes de eso, su ministerio de finanzas también reconoció la criptomoneda como una “unidad de cuenta” en agosto de 2013, convirtiéndolo en un instrumento financiero sujeto a impuestos y exigir a las empresas que lo intercambien que se registren con la Autoridad Federal de Supervisión Financiera.

Y en febrero, el gobierno dio un paso más al reconocer las criptomonedas como dinero real, eximiendo a los criptógrafos del impuesto cuando usan sus monedas como medio de pago, según lo dictaminado por el Tribunal Europeo de Justicia en 2015.

En el Reino Unido, las criptomonedas generalmente no han sido alteradas por la regulación, y lo interesante es que el gobierno ha reconocido que compararlas con monedas, productos, valores o cualquier otro instrumento financiero preexistente sería inexacto. En 2014, su departamento de HM Revenue & Customs escribió:

“Las criptomonedas tienen una identidad única y, por lo tanto, no se pueden comparar directamente con ninguna otra forma de actividad de inversión o mecanismo de pago”.

En todo el Canal de la Mancha, Francia también ha aplazado la aplicación de cualquier regulación específica a las criptomonedas, aunque ha estado haciendo esfuerzos concertados con Alemania para proponer leyes que serían de alcance internacional.

Aun así, aunque parece estar avanzando hacia la creación de un marco regulatorio favorable, el Banco de Francia ha mantenido, desde 2013, la posición de que las criptomonedas no son ni una moneda ni un medio de pago.

Por otro lado, el AMF (‘”Financial Markets Regulator”) realizó una consulta pública a fines de 2017 que resultó en la definición de dos categorías de criptomonedas: tokens de utilidad y tokens de seguridad. Además de esto, los operadores de cifrado, tanto privados como comerciales, están sujetos a impuestos sobre sus ganancias, con el gobierno definiendo a Bitcoin en 2016 como una “unidad de cuenta” a los fines de recaudar dicho impuesto.

En Dinamarca, la Autoridad de Supervisión Financiera emitió un comunicado en diciembre de 2013 que afirmaba que Bitcoin (y otras monedas) no eran monedas, mientras que en marzo de 2014 el banco central danés emitió su propia declaración declarando casi lo mismo.

En cuanto a lo que son, el Consejo Tributario danés finalmente dictaminó a principios de 2018 que las ganancias de cripto-negociación son gravadas, lo que implica que las criptomonedas se consideran activos (especulativos).

En los Países Bajos, el banco central también niega el estado monetario de Bitcoin y otras criptomonedas, después de haber escrito en un documento de posición de enero que:

“No consideramos cryptos como dinero”.

Por el contrario, un tribunal holandés dictaminó en marzo que Bitcoin puede considerarse un “valor transferible”, por lo que es equivalente a la propiedad. Esto guarda cierta semejanza con una definición en la que trabaja el Ministerio de Economía y Finanzas italiano en un proyecto de decreto que describe las criptomonedas como una “representación digital del valor… utilizado como herramienta de intercambio para comprar bienes o servicios”.

Esta clasificación no establece criptomonedas como monedas o como propiedad, pero tiene paralelismos en algunos otros estados de la UE. Por ejemplo, en Letonia, el Servicio de Rentas del Estado y el Banco de Letonia han afirmado que las criptomonedas representan un medio de pago “contractual”, un estado que está muy por debajo del dinero pero lo suficientemente cercano en términos funcionales.

Más allá de la UE, Suiza es quizás la nación europea más importante en lo que respecta a la criptografía, sobre todo porque se ha posicionado agresivamente como un lugar deseable para los comerciantes de cifrado y las empresas.

En 2014, su gobierno federal publicó un informe en el que las criptomonedas se definían como activos, en lugar de como monedas o como medio de pago. Pero desde entonces, la nación sin litoral ha introducido varias “simplificaciones reglamentarias” para atraer a las empresas de tecnología financiera, y es en este clima donde han surgido nuevos enfoques para las criptomonedas.

En noviembre de 2017, el distrito regional de Zug comenzó a aceptar Ethereum y Bitcoin como pago por los costos de administración y los servicios municipales, reconociendo a ambas divisas digitales efectivamente como dinero.

Bitcoin en los mercados asiáticos - China

China y Asia Oriental

La regulación es particularmente aguda en China. En diciembre de 2013, el gobierno chino emitió un aviso proclamando que Bitcoin no es una moneda.

“En términos de naturaleza, Bitcoin es un producto virtual específico que no tiene el estatus legal equivalente a la moneda y no puede ni debe usarse como moneda en el mercado”.

No obstante, el mismo aviso también reconoció que “las transacciones de Bitcoin actúan como una forma de comprar y vender bienes en Internet”, y dado que no hizo ningún intento de prohibir o desalentar dicha actividad, es discutible que el anuncio actuó como un tácito reconocimiento de las criptomonedas como medio de pago (es decir, como dinero).

Desafortunadamente, la posición del gobierno chino se ha endurecido considerablemente desde 2013. Prohibió las ICO en septiembre de 2017, y también prohibió las transmisiones de cifrado ese mismo mes y posteriormente bloqueó las bolsas extranjeras, y citó los “riesgos financieros” como su motivación para ambos actos.

En otras palabras, negó que las criptomonedas sean valores, activos o productos básicos legítimos en China, del mismo modo que había negado su condición de moneda cuatro años antes. Y dado que también se han tomado medidas para dificultar la minería este año, el actual clima político y normativo en China está negando a la criptomoneda cualquier tipo de estatus oficial.

A pesar de esto, las cosas no son tan sombrías para crypto en otras partes de Asia. En Japón, el gobierno pasó por un proceso opuesto al de China, clasificando a Bitcoin como “no moneda” en 2014 y luego corrigiendo su posición en marzo de 2016, cuando la Ley de Servicios de Pago finalmente reconoció las criptomonedas como dinero. Sin embargo, como una indicación de la singularidad de la criptografía, la definición real incluida en el acto describe la criptomoneda más específicamente como un “valor de propiedad” que puede usarse para comprar bienes y servicios, en lugar de como una moneda.

En Corea del Sur, las criptomonedas son reconocidas como un “activo con valor medible”, un veredicto otorgado por la corte suprema del país el 30 de mayo. Es consistente con la regulación y las directrices emitidas por las autoridades surcoreanas hasta la fecha. Estos incluyen una actualización de junio a las leyes AML que requiere intercambios criptográficos para emprender medidas de Diligencia Debida del Cliente (CDD) y CDD Mejorado (EDD), algo que cumple la promesa del gobierno hecha en febrero de ayudar a fomentar el comercio “normal” de criptomonedas como activos.

En Singapur, el gobierno también está inclinado a ver las criptomonedas como activos en lugar de dinero. En agosto de 2017, la Autoridad Monetaria de Singapur (MAS) advirtió a las ICO y a los intercambios cifrados que tenían jurisdicción sobre los tokens incluidos en la definición de valores, una advertencia que repitió en septiembre y también en mayo a ocho intercambios que aún no se habían registrado.

Influencia de las criptomoendas en el mundo

Identidad única

De nuevo, lo que dichas posturas subrayan es que la mayoría de las naciones desarrolladas están cautelosamente abiertas a las criptomonedas como un nuevo instrumento financiero, como un nuevo medio para generar ingresos y obtener capital y como base de una nueva tecnología, es decir, blockchain.

Sin embargo, está claro que pocos actualmente quieren reconocer Bitcoin o cualquier otra moneda descentralizada como dinero, especialmente si sus gobiernos son más autoritarios. Esta renuencia es particularmente evidente en ciertos ejemplos que hemos omitido: en Rusia, las criptomonedas “no son un método legal de pago” sino propiedad, mientras que el gobierno de Turquía ha declarado previamente que Bitcoin “no se considera dinero electrónico” bajo la ley actual y no es compatible con el Islam.

Debido a que la mayoría de los gobiernos aún no están seguros de cómo se desarrollarán las criptomonedas en el futuro, y posiblemente porque no quieren reconocer las implicaciones radicales del dinero descentralizado, se han negado a establecer una identidad legal distinta para los criptoactivos.

En cambio, muchos han intentado aplicar cualquier ley preexistente relevante que puedan, con la esperanza de que esto frene los efectos de las criptomonedas que pueden ser indeseables desde la perspectiva de un gobierno nacional. Por eso, a nivel internacional, las divisas digitales se han visto inundadas por una avalancha de categorizaciones diversas, desde el dinero privado hasta la propiedad y el “valor transferible”.

Por otro lado, la variación en las clasificaciones también es producto de la versatilidad de las criptomonedas. Debido a que generalmente no son emitidos y controlados por un organismo central, existen pocas restricciones sobre cómo se pueden usar.

Algunos titulares pueden, por lo tanto, utilizarlos como medio de pago, otros pueden tratarlos como un instrumento financiero especulativo o como una propiedad, mientras que el futuro podría aportar aún más funciones.

Esta adaptabilidad a las necesidades de los titulares es una de las características definitorias de crypto, razón por la cual el gobierno del Reino Unido probablemente tuvo razón al decir en 2014 que las criptomonedas tienen una “identidad única”. Y también es la razón por la cual, cuando los gobiernos del mundo finalmente adopten la legislación específica para las criptomonedas, se les aconsejará que no intenten subsumirlas por completo en las categorías legales existentes.

Fuente: CoinTelegraph

 
The following two tabs change content below.
Andres Martinez

Andres Martinez

Soy estudiante de comunicación social y tengo 20 años. Además, soy DJ profesional, entusiasta de Blockchain y de la escritura.
1 Comment
  1. José Francisco Liz 3 meses ago
    Reply

    Las criptomonedas son una expresión de la libertad que ha ido prevaleciendo como la regla en sociedad global de estos tiempos. La gente como es natural y como debe ser, está derrotando los absurdos controles, los altos costos y las odiosas penalidades del sistema financiero tradicional, que lo único que contribuyen es a privilegiar y a enriquecer a familias y grupos muy reducidos de la sociedad global. Las Criptomonedas, EL Blockchain, La Criptografía, serán reguladas, pero estas legislaciones tendrán que ajustarse a nuevas e innovadoras leyes que estarán sujetas a sistemas menos rígidos, más abiertos y democráticos, más transparentes y como consecuencias más efectivos para el éxito de las finanzas de los gobiernos en el mundo.

     

Deja un comentario