Tendencia

¿Cómo afectará el euro digital al consumidor y a la economía?

Las criptodivisas y el euro digital, ¿pueden afectar a los consumidores? ¿Estamos ante un cambio de paradigma? Descubre todo aquí.

single-image

Hace ya muchos siglos que dejamos atrás formas de dinero como la sal, los metales o incluso las piedras. Y es que la evolución tecnológica ha traído consigo muchas nuevas formas para que las personas tengamos dinero para realizar nuestras compras y pagos en general, algunas con ciertas ventajas sobre otras. En un mundo globalizado donde cada vez el comercio electrónico está más presente en los hábitos cotidianos surgen nuevas formas de dinero intangibles: las criptodivisas.

Bitcoin, criptomoneda nacida en 2009 y con su creador o creadores todavía en el anonimato ha pasado de ser una supuesta estafa, a una inversión, medio de pago hasta convertirse en algo que cada vez está más cerca de ser una solución al modelo económico actual que se ha comprobado que es un fiasco.

Los países han pasado de hablar mal de las criptodivisas a empezar una carrera. Igual que ocurrió en su día con la Luna, para ver quien crea antes una divisa digital. China y Rusia van a la cabeza, Francia ya está haciendo pruebas de concepto con el euro digital y España también ha comenzado hace poquito.

La batalla de las criptodivisas acaba de comenzar

Desde 2009 han ido apareciendo muchas criptodivisas y tokens, algunos de ellos han ido desapareciendo, otros han sido estafas en toda regla, pero hay muchos que han conseguido una capitalización sin precedentes. Ahora equipos de fútbol, empresas de importante renombre como Alibaba, Amazon, PayPal o Facebook están creando la suya propia o al menos interesándose por crear alguna.

Yo soy de los que piensa que a mayor variedad, mayor competencia y por tanto mayor libertad y mejor para el consumidor. Ahora toca ver en esta batalla si los Gobiernos y bancos centrales principales aprovechan su posición para crear una especie de monopolio entorno a las criptodivisas que ellos van a crear.

El consumidor se tiene que preparar para los nuevos retos que se le presentan

Vamos a pasar de usar mayormente el dinero fiduciario a tener donde elegir y eso traerá consigo nuevas formas de usar el dinero. La pregunta del millón es: ¿qué va a significar todo esto para el consumidor?

En primer lugar el consumidor va a tener que enfrentarse a nuevas formas de perder su dinero y que se lo roben. Antes lo tenía en un banco o bajo del colchón y al menos que alguien entrara físicamente estaba entre comillas a salvo. Por otro lado el dinero del banco está protegido por el mismo banco y el Estado, algo que da seguridad a la gente.

En segundo lugar el consumidor va a tener que elegir entre el anonimato de usar ciertas criptodivisas con lo que ello conlleva que es la posibilidad de perder el dinero o que se lo roben y no poder reclamar a nadie, o dejar que sea regulado como hasta ahora.

Lo que está claro es que más tarde o más temprano todas las criptodivisas anónimas van a estar controladas por el Gobierno que lo que quiere es cobrar sus impuestos. Un ejemplo lo tenemos con Monero, una criptomoneda que tienen un protocolo altamente anónimo y que recientemente EE.UU. ha solicitado que se cree un software lo bastante potente como para romper ese anonimato.

Criptodivisas y revolución del sistema financiero actual

A ciencia cierta no podemos saber que supondrá para el actual tejido financiero las criptodivisas y la tecnología blockchain. Sabemos que ha mejorado la velocidad de las transacciones, que la implicación de los contratos inteligentes supondrá reducir costes y agilizar tiempos en cuanto a sus servicios. En definitiva mayor productividad es una ventaja además de menor coste que supuestamente se verá repercutido en el cliente.

Otra grandísima ventaja para el sistema financiero es la cantidad de potenciales clientes que entran en el campo de juego. Ya que hasta la aparición de las criptodivisas todavía había en el mundo una cantidad de población que gracias a los teléfonos inteligentes no tenían acceso al dinero. Incluso con las finanzas descentralizadas (DeFi) a servicios bancarios que les van a permitir el acceso a nuevas posibilidades y oportunidades que antes no tenían.

¿Son las criptodivisas y el euro digital una amenaza?

España ha sido siempre un país que ha basado su economía en el comercio, grave error. Ya desde los años 90 donde el desempleo estaba plagado de delineantes y obreros de la construcción, se hablaba del turismo en lugares como Benidorm, Málaga, Marbella, Ibiza, etc.

España sigue siendo un país que no apuesta por una industria diferente, llena de expertos universitarios que los había (ha habido una fuga de cerebros) y donde la innovación fuera en lo que se basara la industria.

Una vez más, esta vez por una crisis global especulativa producto de la avaricia de todos, España, volvió a tropezar en la misma piedra, basando su economía en el turismo y la construcción de viviendas hasta en plena costa.

Mientras países como China o Rusia invertían en tecnología, mediante ingeniería inversa y su capacidad intelectual hasta dejarnos asombrados. A día de hoy son dos grandes potencias que van a traer de cabeza al mundo.

Una vez puestos en situación, las criptodivisas entran en el terreno de juego y con ello el peligro de la inflación es preocupante. Se ha visto como en países como Venezuela o Argentina han sido una pequeña solución a la economía y eso es bueno. Un país fuerte debe tener una moneda digital fuerte.

La existencia de un euro digital al igual que otras criptodivisas supone una forma de control mediante tecnología mucha más precisa. De esta manera se podrá tener más transparencia y que se produzcan menos robos. Esto es sin duda una buena noticia para la ciudadanía puesto que el Gobierno debe tener unas cuentas lo más transparente posibles para un mejor control.

¿Qué pasará entonces con todo el dinero que hay en paraísos fiscales? Esa es una gran pregunta. Es lógico que todo ese dinero se convierta en criptodivisas por las ventajas que ello aporta pero no sé decirles como se hará dicha transición.

Para finalizar…

Resumiendo, el euro digital es una apuesta valiente, adaptada a lo que demanda el mercado actual que lo lleva pidiendo a gritos desde hace algunos años, una apuesta por cambiar el modelo económico actual y un intento a la desesperada de solucionar el parche que los Gobiernos pusieron a la economía financiera él en 2008, debido a la explosión de la burbuja inmobiliaria, parche que no ha servido más que para paliar el dolor de una herida que sigue sangrando hoy día.

Deja un comentario

Loading data ...
Comparison
View chart compare
View table compare