Noticias

Andreas Antonopoulus cree que las CBDC «no cambiarán nada»

single-image

En medio del furor por las criptomonedas y la gran adopción que se ha registrado los últimos años en todo el mundo, algunos gobiernos han empezado a considerar la creación de una Moneda Digital de Banco Central (CBDC, por sus siglas en inglés). Sin embargo, varios analistas del ecosistema criptográfico han asegurado que esto iría en contra de la esencia descentralizada de las monedas digitales.

Uno de ellos, Andreas Antonopoulus, publicó hace poco un video de preguntas y respuestas sobre las CDBC, en donde acotaba que sólo un país, Venezuela, ha logrado emitir una criptomoneda propia. Sin embargo, su moneda digital, el Petro, ha sido fuertemente por la comunidad internacional, que la ha catalogado como poco más que un fraude.

Otras naciones, como Rusia e Irán también han manifestado su intención de emitir su propia criptomoneda para evadir sanciones estadounidenses, pero estos proyectos no han llegado a nada concreto.

Y aunque las emitieran, Antonopoulus explica en su video que las monedas digitales emitidas por los Estados realmente no cambiarían nada respecto a los métodos tradicionales de pago. Esto se debe a que igual serán activos centralizados, controlados y supervisados por el gobierno. Además que para hacer transacciones con ellos, los usuarios igual tendrán que enviar sus identidades a las agencias reguladoras, las cuales podrán controlar lo que hacen con sus fondos.

«Lo que no nos damos cuenta es que una de las razones por las que vamos a ver que cada vez más Estados promueven las criptomonedas u otras formas de moneda digital es porque estamos entrando en la última era del efectivo».

La historia del efectivo puede estar llegando a su fin, pero eso no quiere decir que los gobiernos dejen de tener un medio con el cual crear políticas monetarias. Y para Andreas Antonopoulus estas serán las CBDC.

De hecho, ya varios países están en camino de eliminar definitivamente el efectivo. Según Antonopoulus, esto se debe a que crea una «desafortunada apertura» para la libertad en lugares donde no es posible tenerla.

Para eliminar el efectivo los gobiernos empezarían a emitir esta monedas digitales, lo que les permitiría monitorear y controlar todo lo que los usuarios hacen con sus fondos. Así que los ciudadanos de estos países ya no se sentirían seguros ni libres.

Por supuesto, muchos consideran que posturas como estas son demasiado radicales. Sin embargo, las reflexiones de este entusiasta de las criptomonedas no deben ser tomadas a la ligera, ya que en su razonamiento hay muchas cosas que pueden ser perfectamente factibles.

Deja un comentario

Loading data ...
Comparison
View chart compare
View table compare