Tecno

Directora de Aura sentencia: “Explosión de la AI para el 2025”

single-image
+

La inteligencia artificial (Artificial Intelligence, o AI) es la simulación de procesos de inteligencia humana por parte de máquinas, especialmente sistemas informáticos. Estos procesos incluyen el aprendizaje (la adquisición de información y reglas para el uso de la información), el razonamiento (usando las reglas para llegar a conclusiones aproximadas o definitivas) y la autocorrección.

Hablar acerca de esto puede asustar o entusiasmar a muchos, lo cierto es que hay quienes la entienden como una parte más del cambio de la sociedad hacia el futuro. Así lo sostiene Irene Gómez, directora de Aura.

Irene Gómez Luque forma parte del equipo directivo de la unidad de Chief Data Office (CDO) de Telefónica. Actualmente es la responsable de aplicar la AI al negocio en lo relativo a la experiencia de usuario y nuevos modelos de interacción.

Ingeniera de Telecomunicaciones, Seguridad y Telemática por la Universidad de Ramón Llull, acumula una trayectoria profesional de más de 10 años de experiencia dentro del ámbito del Product Management.

Irene es una apasionada de la aplicación de nuevas metodologías de desarrollo de servicios en entornos donde la innovación y la tecnología habilitan la creación de nuevos productos, servicios y experiencias.

A su actual puesto en la compañía española, le precede una amplia formación en el mundo de la tecnología,  cuenta con una amplia perspectiva para analizar el futuro de la inteligencia artificial en particular, y de Aura, en especial.

Gomez sitúa que el año 2025 será “horizonte” para la explosión definitiva de la inteligencia artificial, además, comenta que  la llegada del 5G será uno de los principales propulsores de esta situación. “El 5G es un acelerador aplicado a las capacidades de la IA en el entorno de Internet de las Cosas (IoT)”.

Como parte de la vida de las personas, estas tecnologías deben estar en línea con dos grandes áreas: ética y legalidad. Y a partir de aquí, “la sociedad deberá hacer un uso responsable y ético de la información que le proporciona la inteligencia artificial, a través de los datos que le aportan valor”.

Pero la reglamentación ética no ha de llegar sola, y para ello la legalidad debe hacer también su aparición. Y es que, la rapidez con la que se producen los avances tecnológicos ha acelerado que se produzcan ciertos cambios sociales para los que no existe aún regulación legal.

Para la Directora de Aura, este acercamiento entre la IA y su aplicación en la sociedad va a cambiar de aquí en adelante, trayendo consigo una serie de avances en muchas facetas y entornos de la vida. “Este 2018 estamos viendo cómo la IA se aplica en la relación con las personas”.

Telefónica

Telefónica es una de las mayores compañías de telecomunicaciones del mundo por capitalización bursátil y número de clientes, que se apoya en una oferta integral y en la calidad de la conectividad que le proporcionan las mejores redes fijas, móviles y de banda ancha.

Es una empresa en crecimiento que ofrece una experiencia diferencial, basada tanto en los valores de la propia compañía como en un posicionamiento público que defiende los intereses del cliente.

Presente en 21 países y con una base de clientes de más de 327 millones de accesos, Telefónica tiene una fuerte presencia en España, Europa y Latinoamérica, donde concentra la mayor parte de su estrategia de crecimiento.

Inteligencia Artificial - Telefonica Aura

Telefónica es una empresa totalmente privada que cuenta con más de 1,5 millones de accionistas directos. Su capital social está dividido en la actualidad en 4.975.199.197 acciones ordinarias que cotizan en el mercado continuo de las bolsas españolas y en las bolsas de Londres, Nueva York, Lima y Buenos Aires.

La compañía española “se ha posicionado a la vanguardia en el ámbito de las telecomunicaciones en este tema”, asegura Irene Gómez, reconociendo también que todavía queda mucho por hacer: “Pequeños pasos necesarios para seguir abriéndonos camino”.

Por el momento, “hemos sembrado para crecer de forma más exponencial, y no por pequeños proyectos”, decisiones que acelerarán e impulsarán a la compañía al entorno del futuro. Y es que, no hay duda de que la inversión de Telefónica ha sido una apuesta clave para la creación de proyectos como Aura, “la guinda de la compañía a muchos años de esfuerzo y transformación digital”.

“El objetivo de Aura es crear un nuevo modelo de relación con nuestros clientes”, que se fundamenta en tres grandes pasos:

  1. Lograr que sea la tecnología la que entienda a las personas, y no al contrario.
  2. Ser un punto de contacto entre clientes y compañía;
  3. Conseguir que el cliente se sienta especial en su trato con Aura (personalización) Para ello, se irá evolucionando poco a poco con nuevas prestaciones y en función de las necesidades de cada país.

“Los datos dan riqueza al usuario”, ha sido, en definitiva, la idea que ha impulsado el nacimiento de Aura, construida, como su directora afirma, gracias al legado de Telefónica. “Una relación de futuro donde este asistente virtual tiene aún un largo horizonte por delante”.

 
The following two tabs change content below.
Samantha Jimenez

Samantha Jimenez

Venezolana, estudiante del último semestre de Comunicación Social. Atraída por las nuevas tecnologías y el desarrollo que ofrecen a la humanidad.

Deja un comentario