Noticias

Investigación refuta la amenaza a Bitcoin planteada por la computación cuántica

single-image

Jeffrey A. Tucker ha elaborado un artículo para acompañar un documento de investigación poco divulgado que se publicó en octubre pasado. El escritor de economía se reunió recientemente con uno de los autores del artículo para analizar la amenaza que representa la red cuántica para la red Bitcoin.

Después de reunirse con Gavin K. Brennen, investigador del Centro de Tecnologías Cuánticas de la Universidad Nacional de Singapur, Tucker ha llegado a la conclusión de que la informática cuántica no era, ni cercanamente, la amenaza fatalista que muchos pregonan sobre las criptomonedas.

Las computadoras cuánticas a menudo se han citado como un interruptor de muerte irrefutable para Bitcoin. La idea es que las máquinas cuánticas, capaces de procesar datos cientos de veces más rápido que las computadoras más avanzadas hoy en día, podrían romper firmas digitales por fuerza bruta en poco tiempo o resolver algoritmos de Prueba de Trabajo lo suficientemente rápido como para amenazar la seguridad de la red Bitcoin. Esto haría a Bitcoin y otras criptomonedas similares totalmente inútiles.

Aunque Brennen y otros investigadores no refuten completamente esta noción en su extenso documento titulado “Ataques cuánticos contra Bitcoin, y cómo protegerse contra ellos”, concluyen que la amenaza no es tan fatalista como muchos lo perciben. De hecho, dado que la computación cuántica aún se está desarrollando, los autores creen que hay mucho tiempo para proteger las redes en contra de ella.

En el artículo complementario publicado el lunes por el Instituto Americano de Investigación Económica (AIER), Tucker elogia la destreza de la comunidad de criptomonedas para resolver problemas:

“Si hay un problema conocido, hay personas trabajando en soluciones, con tremendas recompensas profesionales para el ganador”.

Afirma que la adaptabilidad de un modelo de gobierno descentralizado se destaca en el desarrollo de soluciones a los problemas, especialmente cuando las recompensas por hacerlo son tan grandes como lo son con Bitcoin.

En el artículo de AIER, Tucker resume la posición de los autores del artículo. Al abordar el tema de las máquinas cuánticas que dominan al algoritmo PoW, hace referencia al material original:

“Las futuras mejoras a la tecnología cuántica, que alcanzarían velocidades de hasta 100 GHz, podrían permitir a las computadoras cuánticas resolver la Prueba de Trabajo aproximadamente 100 veces más rápido que la tecnología actual. Sin embargo, tal desarrollo es improbable en la próxima década, momento en el cual el hardware clásico puede ser mucho más rápido, y la tecnología cuántica podría estar tan extendida que ningún agente cuántico único podría dominar el problema del PoW”.

A continuación, aborda la amenaza de fuerza informática cuántica forzando firmas. Admite que esta amenaza es “más real”, pero “no carece de soluciones”. Estas soluciones están “al alcance de los programadores de hoy” y todavía existe la cuestión de los diez años que los desarrolladores tienen para crear métodos más sólidos para proteger contra la amenaza percibida:

“Además, hay diez años de plazo para llegar allí y adaptarlos al protocolo”.

Al concluir su artículo, Brennen afirma que cree que la “amenaza cuántica para Bitcoin es en gran medida una maniobra distractiva”. Afirma que el fuerte incentivo para aumentar constantemente la seguridad de la red, junto con las mentes colectivas que trabajan en ella, hace que cualquier problema sea totalmente reparable.

Tucker culmina de esta manera su artículo, diciendo:

Mientras escuchaba el documento y sus soluciones propuestas, me di cuenta de cuán preciso e intenso es el grupo de confianza que apoya esta tecnología en comparación con, por ejemplo, la Reserva Federal, el sistema bancario y la moneda fiduciaria existente.

Los problemas en el statu quo del dinero fiat son lo suficientemente enormes como para llenar bibliotecas enteras (comenzando con ciertos problemas obvios: nadie sabe cuánto dinero produce el sistema, o cuánto riesgo de crisis hay en cualquier momento, ni siquiera las personas encargadas de administrar el sistema). Los problemas se revelaron en 2008. El sistema no se ha reparado de una manera que pueda evitar que se repita esa experiencia.

Fuente: newsbtc.com

 
The following two tabs change content below.

CriptoTendencia

Este contenido ha sido elaborado desde nuestra redacción.

Deja un comentario