Noticias

Verificaciones fallidas: la crisis de identidad de Twitter le está costando a los usuarios más que bitcoins

single-image
 

A pesar de que este lema básico del mundo cripto ha tomado mayor relevancia en las redes sociales, los estafadores en Internet, armados de una identificación con foto, todavía engañan exitosamente a Twitter, quien les concede un sello de autenticidad (la marca de verificación azul) con la que se hacen pasar por personas y entidades reales, y logrando así su cometido de escabullirse con el dinero de los usuarios.

Por ejemplo, «seifsbei», una cuenta verificada asociada con el productor y director de cine independiente Seif Elsbei, que fue pirateada y luego presentada como la cuenta oficial de la criptomoneda verge. No contento con eso, el hacker publicó más tarde mensajes suplantando a Bitfinex y a Vitalik Buterin, el creador de Ethereum

La cuenta verificada «Protafield» mostró un comportamiento similar a principios de abril, cambiando momentáneamente su nombre y otros detalles para hacerse pasar por intercambios de criptos y publicitar falsos regalos de Ether.

Estos incidentes muestran cómo es probable que el lío actual de las criptos en Twitter no pueda ser evitado sólo con la marca azul, o con cualquier otro proceso de verificación simple.

«La gente en casa lo toma como una marca de calidad que Twitter pone a cuentas fidedignas, lo que puede ser muy relativo», dijo Tim Pastoor, fundador de la startup de identidad digital 2way.io, con sede en los Países Bajos.

Investigando sólo la identidad detrás de la cuenta, y no la intención, Twitter, al emitir estas marcas azules, inadvertidamente hace que las estafas sean todavía más peligrosas, agregó.

Reputaciones caprichosas

Hay varios patrones que complican el problema con Twitter.

Los estafadores han aprendido rápidamente a utilizar un lenguaje altamente técnico para tergiversar la información y hacerla parecer confiable, dijo Nick Lucas, fundador de CoinTrend, una empresa de análisis de medios sociales de Los Ángeles. Esto significa que las listas de vocabulario y el análisis del lenguaje, procesos que usan Twitter y otras redes sociales para detectar estafas, no serán suficientes, dijo.

La mayoría de la gente confía en sus amigos más que en sus conocidos, por lo que un enfoque en capas de la confianza podría ofrecer algunas herramientas útiles. Así como Facebook permite que sus usuarios controlen qué personas ven publicaciones, sólo amigos, grupos seleccionados o el público, Twitter podría dar a los suyos más control sobre quién aparece en sus feeds.

Twitter se negó a emitir comentarios relacionados con este tema, pero el CEO de la compañía, Jack Dorsey, admitió recientemente que el sistema de verificación de la plataforma estaba averiado.

Jack Dorsey Twitter Bitcoin

Cambiando de manos

El hecho de que las cuentas de Twitter pueden cambiar de dueño, no sólo por hacking, sino por simple intercambio, hace que el problema se vuelva aún más turbio; los nuevos propietarios pueden tener diferentes intenciones.

Por ejemplo, lo que inició gran parte de los debates en torno a las políticas de Twitter fue la suspensión de la cuenta «@bitcoin», usuario que llegó a generar gran controversia publicando comentarios subidos de tono dirigidos a desarrolladores de Bitcoin Core, y a sus partidarios, luego del fork que dio origen a Bitcoin Cash. La cuenta ha sido operada por muchos propietarios a lo largo de los años, y el más reciente es un fan anónimo de BCH.

Debido al revuelo causado, Twitter suspendió brevemente la cuenta y luego la despojó de su marca azul (aunque la cuenta está activa nuevamente, ya no está verificada).

En declaraciones sobre los debates que han ocupado a la comunidad tecnológica durante algún tiempo, Sterlin Lujan, embajador de comunicaciones de Bitcoin.com (y también partidario de Bitcoin Cash), dijo a CoinDesk:

«Estas redes sociales no deberían permitir que las cuentas sean censuradas o cerradas arbitrariamente, sólo porque a mucha gente no le gusta (lo que dicen)».

Influenciadores del mercado

Si bien las mejoras en el proceso de verificación de Twitter están aún por verse, lo que sí está claro es el impacto de Twitter en los mercados de criptomonedas.

Tanto los estafadores que suplantan cuentas, como personajes destacados que expresan honestamente su interés en determinado proyecto, pueden provocar perturbaciones en los precios. Nick Lucas ha visto una clara correlación entre los tweets de cuentas de Twitter influyentes y la volatilidad del mercado.

John McAfee Twitter

“Básicamente hay mucha influencia en Twitter cuando John McAfee, o alguien más, menciona una moneda específica”, dijo Lucas.

Como ejemplo, cuando McAfee publicó el 22 de diciembre un tweet sobre Burst, un proyecto de cripto centrado en crear un proceso de minería más ecológico, el precio de la criptomoneda asociada se duplicó rápidamente.

Un pico similar, aunque temporal, ocurrió la semana anterior, cuando McAfee twitteó sobre otro proyecto, Safe Exchange Coins. El día anterior al tweet de McAfee, la criptomoneda se vendía por aproximadamente un centavo cada una, pero dentro de las 24 horas posteriores al tweet, el precio se duplicó, y, para la semana siguiente, la moneda se vendió brevemente por más de US$ 0.06.

Algunos argumentan que cuando McAfee cobra US$ 105.000 por tweet, básicamente está haciendo publicidad. Sin embargo, le dijo a CoinDesk que en realidad no es tal cosa, porque, según él, sólo promueve proyectos en los que realmente cree.

Sin embargo, las conversaciones en Twitter no solamente impactan de manera positiva los precios de las nuevas criptomonedas y tokens.

Por ejemplo, Lucas ha notado que muchas disputas en Twitter sobre los cambios en el código de Bitcoin y las actualizaciones técnicas tienen relación con las caídas de precios.

«Si todos hablan negativamente sobre algo, el impacto, si lo hay, no puede ser positivo. Si alguien con un gran número de seguidores twittea algo, puede causar un susto», dijo Lucas.

The following two tabs change content below.
Avatar

CriptoTendencia

Este contenido ha sido elaborado desde nuestra redacción.

Deja un comentario