Noticias

Nash21, un smart contract para gestionar contratos de alquiler y garantizar pagos para el propietario

Hoy, en el Block World Tour Cartagena 2022, Nicolás Barilari nos contó acerca de Nash21, un smart contract para gestionar alquileres.

single-image

Hacer un contrato de alquiler puede llegar a ser muy engorroso; la poca innovación es el problema. Nash21 promete solucionar las ineficiencias del mercado de alquileres, con un smart contract que gestiona y garantiza los pagos puntuales para el propietario, a la vez que convierte el acuerdo en un activo líquido y rentable. 

Nicolás Barilari, CEO de Nash 21, nos contó hoy en la inauguración del Block World Tour Cartagena 2022 de qué trata el proyecto y cómo funciona este interesante contrato inteligente. 

Acerca de Nash21

La visión principal del equipo de Nash es crear un puente entre lo tradicional, fintech y real estate, con el mundo descentralizado.

Su CEO, Nicolas, obtuvo una especialización en diseño de vehículos de inversión tales como fideicomisos y fondos de garantía. Al observar las ineficiencias del sector, relacionadas con los marcos regulatorios, costos, etc, se fue hacía lo descentralizado para buscar soluciones. 

Así pues, nace Nash21, que busca sacar el máximo provecho de características propias de las finanzas  descentralizadas, tales como la transparencia, trazabilidad, eficiencia, libertad y distribución. 

Nicolás Barilari, CEO de Nash 21, presente en la inauguración del BlockWorldTour Cartagena 2022
Nicolás Barilari, CEO de Nash 21, presente en la inauguración del Block World Tour Cartagena 2022

¿Qué es y cómo funciona el smart contract de Nash21?

Actualmente, el mercado de los alquileres es muy ineficiente. Los contratos que se usan hoy son los mismos que se usaban hace 2.000 años. 

A pesar de ser un segmento de la economía que mueve $10 trillones al año, este tipo de contratos no se consideran activos, por lo que no existe un mercado donde comerciar con ellos. 

A partir de este vacío nace la propuesta de valor de Nash21: rediseñar los contratos de alquiler. 

El protocolo Nash, desarrollado por cierto sobre la red Polygon, toma los contratos tradicionales y los convierte en inteligentes. 

El sistema es simple, toma el contrato, ya sea uno vigente o que esté por ocurrir, lo convierte en un token en forma de NFT, y garantiza los pagos puntuales. Luego de ello, queda un activo que se puede comercializar.

Así funciona

El propietario o arrendador envía los datos del inquilino al protocolo de Nash 21, el cual se encarga de analizar y tokenizar el acuerdo. 

Ahora existe una certeza absoluta de en donde se está alquilando, cuantas personas son, si se trata de un extranjero o un nativo, etc. 

El inquilino abona las rentas, ya sea en criptomonedas o moneda fiat al fondo de administración de Nash. De allí se nutre el smart contract para abonar el propietario del piso o del NFT. 

En caso de incumplimiento del pago, el fondo de garantía entra en juego, encargándose de la cobranza. Este es un fondo descentralizado y eficiente, pues genera rentabilidad mientras trabaja, a diferencia del fondo de administración que solo espera recibir liquidez. 

El smart contract de Nash21 paga al propietario independientemente si el inquilino lo hace o no.  No hace falta interacción humana o una demanda judicial para que obtener el pago del arriendo. 

El primer mercado para contratos de alquiler

Gracias a las características de la plataforma Nash21, fue posible crear el primer mercado NFT para contratos de alquileres. ¿Su funcionamiento?, a continuación la explicación de Nicolás:

Supongamos que tienes un contrato de alquiler, que representa 12 mensualidades, y necesitas dinero para saldar una hipoteca, quieres realizar un viaje, o simplemente por mera especulación. Tomas tu NFT, divides la cantidad de cuotas que quieres vender, y los compradores ofertan. 

Por ejemplo, pones en venta 6 mensualidades, de $1.000 cada una, el mercado a través de oferta y demanda, y proponen pagarte $5.500. De esta forma, cualquier persona puede obtener exposición al mercado global de alquileres, a la vez que el propietario posee un contrato líquido. 

El inquilino también puede participar en el protocolo

También hay lugar para el inquilino que quizás no cumple con requisitos como 6 meses en un alquiler pasado, o 2 años de antigüedad en el trabajo,. Sin embargo, posee crypto, que podría stakear en el protocolo, y dejar esto como garantía. 

Para conocer más acerca de Nash21, puedes visitar el sitio web oficial del proyecto.

1 Comment
  1. Manuel Mar 1 mes ago
    Reply

    Pues si la red paga lo que el inquilino no quiso pues está bien, porque yo ya he tenido dos renteros que nomás te pagan un mes o dos y ya no te pagan y luego simplemente se van quedando a deber varios meses.

Deja un comentario

Loading data ...
Comparison
View chart compare
View table compare