Noticias Bitcoin

Minería Bitcoin hará renacer vieja planta de energía en Nueva York

Grupos ambientalistas de Nueva York temen que Bitcoin haga renacer a decenas de plantas eléctricas alimentadas con combustible fósil.

single-image

Como si se tratara de una película de zombis, una vieja central eléctrica en Finger Lakes, Nueva York, reanudará sus operaciones. Y quien la hará renacer, es el negocio de la minería de Bitcoin. El proyecto ha levantado muchas expectativas y se ha convertido en el blanco de grupos ambientalistas de la ciudad.

La opinión pública teme que la generación de criptomonedas se convierta en una actividad contaminante como sucede en China. Si bien es cierto que la mencionada planta trabajaba anteriormente con electricidad a base de carbón, ahora, tras el renacimiento, lo hará con gas natural.

De cualquier manera, se trataría de energía basada en combustible fósil, lo cual pone en peligro, aseguran algunos grupos, las metas verdes de la ciudad. El propio gobernador de esa urbe, Andrew Cuomo, está siendo presionado para que tome medidas. El político podría ser acusado de indiferencia ante los peligros que corre de Nueva York si no se opone a los objetivos de la planta.

El negocio de la minería de Bitcoin hará renacer una vieja planta

Hace una década aproximadamente, los dueños de la planta eléctrica Greenidge de Dresden, Nueva York, se declararon en bancarrota. De esa manera, la poco competitiva planta de energía basada en carbón, no resistía el paso del tiempo. Ahora, la minería de Bitcoin la hará renacer gracias a un ambicioso proyecto.

Luego de cesar sus operaciones, la planta eléctrica pasó 7 años como una especie de museo de antigüedades. Los nuevos propietarios de la misma, la pondrán a funcionar con gas natural y dedicarán 106 megawatts para saciar la sed de los hardwares especializados en procesamiento de operaciones en la red Blockchain de Bitcoin.

Los críticos de la iniciativa no han tardado en aparecer. Para los grupos ambientalistas, el proyecto de Greenidge no es más que una pesadilla. Temen que docenas de viejas plantas eléctricas alimentadas por combustible fósil sigan el ejemplo de esta empresa y aumenten dramáticamente las emisiones de carbono en la ciudad.

Los ambientalistas no están solos en su cruzada contra de las aspiraciones de los propietarios de la planta eléctrica. En ese sentido, Judith Enck, ex administradora regional de la Agencia de Protección ambiental de Estados Unidos, se pronunció. Enck considera que las operaciones con combustible fósil, violan el Acta de protección ambiental de Nueva York.

«Greenidge es una prueba para Cuomo acerca de qué tan en serio se está tomando cumplir las metas ambientales del acta», resaltó Enck.

Minería de Bitcoin hará renacer vieja planta eléctrica alimentada con combustible fósil. La reacción de los grupos ambientalistas no se ha hecho esperar. Fuente: Sustainable Finger Lakes
Minería de Bitcoin hará renacer vieja planta eléctrica alimentada con combustible fósil. La reacción de los grupos ambientalistas no se ha hecho esperar. Fuente: Sustainable Finger Lakes

El gobernador con la última palabra en esta polémica

Otros grupos ambientalistas de la ciudad, manifestaron su preocupación ante el hecho de que la minería de Bitcoin hará renacer una planta altamente contaminante. Earthhjustice y Sierra Club, enviaron una carta abierta al gobernador Cuomo, alertando que aproximadamente 30 plantas basadas en combustible fósil podrían ser reactivadas. Las consecuencias para el ambiente de la ciudad, expresan, serían catastróficas.

Es importante destacar que la planta, ya ha dado los primeros pasos en reanudación de operaciones. La minería de Bitcoin ha estado presente en pequeña escala. No obstante, la emisión de carbono ha comenzado a aumentar de manera preocupante, aseguran algunos medios neoyorquinos.

En 2020, por ejemplo, las emisiones de carbono de la planta en enero, fueron de 28 mil toneladas. En diciembre, las mismas fueron de unas 243 mil toneladas de gas Co2, lo que se traduce en un aumento de 10 veces en comparación al de inicios de ese año.

Los directivos de Greenidge, por su parte, desestimaron las acusaciones de los grupos ambientalistas. Al mismo tiempo, aseguran que los planes de desarrollar granjas de minería Bitcoin, crecerán considerablemente en el transcurso del 2021.

Metas de ampliación de operaciones

Como se relata más arriba, no solo se trata de que la minería de Bitcoin hará renacer a la mencionada planta. El impulso va mucho más allá. Así, las autoridades de la firma aseguran que, en un primer plazo, se minarán criptomonedas con un poder eléctrico de 19 megawatts. Para el 30 de junio, podrían llegar a 40 megawatts y 85 para diciembre de este año.

Este incremento progresivo, alerta Earthjustice, haría que la planta emita 1063 toneladas de carbono por año. Se trata, aseguran, de un 65% por encima de lo permitido. De esa manera, las autoridades de la ciudad, estarían presionadas a tomar decisiones bajo la empuje de distintos grupos.

Considerando este último punto, algunos voceros del Departamento de Conservación Ambiental (DEC por sus siglas en inglés), aseguran que se estudiarán a fondo las solicitudes de renovación de permisos por parte de Greenidge.

Un negocio que hace perder el juicio a muchos

Poner en peligro el equilibrio ambiental, es un tema delicado que preocupa a decenas de millones de personas. Sin embargo, las ganancias reportadas por el negocio de la minería de Bitcoin hacen perder el juicio a muchos inversores. Recientemente, se criticaba a China por usar combustible fósil para alimentar las granjas virtuales en su territorio. Ahora, los propios norteamericanos están valorando emprender el mismo camino.

El actual bull run de Bitcoin, ha provocado una expansión sin precedentes de la minería. Ahora todos quieren minar para obtener una parte de su «oro digital». Las consecuencias se manifiestan a la vista de todos. La alta demanda de equipos mineros ha provocado una intensa escasez de chips semiconductores, lo que hace tambalear a importantes sectores tecnológicos como el de computadoras y vehículos.

Datos a tener en consideración

  • El Acta de Protección ambiental de Nueva York, es una ley aparecida en 2019. La misma busca reducir los índices de polución en la ciudad.
  • El negocio de la minería de Bitcoin se expande por todo el mundo en la misma medida en que esta moneda gana popularidad.
  • Los grupos ambientalistas temen que decenas de plantas eléctricas con base en carbón, sean reactivadas para minar criptomonedas.
  • De suceder esto último, la emisión de dióxido de carbono se dispararía hasta límites temidos por conservacionistas.
  • Los grupos de presión en Nueva York, están empujando para crear una situación que obligue a los políticos a prohibir la minería basada en energías contaminantes.

Deja un comentario

Loading data ...
Comparison
View chart compare
View table compare