Tecno

Snow más que un robot, un compañero para ancianos en China

Snow mide un metro, tiene forma de pingüino y pesa 30 kilos, es amable y sorprendente y, pese a no tener corazón, aspira a ser la fórmula contra uno de los dramas humanos por excelencia: la soledad.

single-image

Snow mide un metro, tiene forma de pingüino y pesa 30 kilos, es amable y sorprendente y, pese a no tener corazón, aspira a ser la fórmula contra uno de los dramas humanos por excelencia: la soledad.

Este es un problema al que se enfrentan cada vez más ancianos en China, pero Snow es uno de los ‘robots de compañía’ con que el fabricante Csjbot espera ayudar a combatirlo.

El pingüino robot es capaz de reconocer las emociones humanas y adaptar su comportamiento al estado de ánimo de su interlocutor. “Puede reproducir música, contar historias, responder preguntas (…).

Los robots pueden ser una compañía familiar, como la de un gato”, cuenta a Efe Shirlin Na, directora para Europa de la empresa. El precio de mercado de este robot, fabricado en China con tecnología japonesa, es de 12.000 dólares y ya puede conseguirse en una veintena de países, explica Na.

Efe Revathi, encargada de las relaciones públicas de la empresa de Singapur, cuenta que más allá de vender un aparato se trata de un compañero de corazón refiriéndose al GT Robot, participante en la feria en Shanghái quien tiene un precio más asequible que Snow, 1.900 dólares, aunque un tamaño mucho menor, 23,8 centímetros.

“Les ayuda con una de las tareas más vitales de los ancianos, la toma de sus medicaciones, con alertas y recordatorios».

Aseguran sus creadores, quienes manifiestan que  es como si usted ‘humanizara’ el robot, que tiene funciones especiales para ancianos, los entretiene, les cuenta historias, incluso tiene la función de establecer conversaciones y hacer ejercicios para ejercitar el cerebro.

Los robots están empezando a ser utilizados también en residencias de ancianos, entre ellas una de la ciudad de Hangzhou, donde desempeña sus tareas A-Tai para ayudar a los cuidadores de un asilo y entretener a los más de 1.300 ancianos que viven allí.

El primer robot humanoide chino, capaz de mantener una conversación sencilla, fue presentado en 2017 en el salón de la electrónica de consumo de Las Vegas (Estados Unidos). Este año, en el CES de Shanghái, junto a las tecnologías 5G o de realidad virtual, los vehículos autónomos y los objetos conectados, había una decena de robots ‘iPals’ alineados en tres filas bailando al son de canciones populares chinas.

Snow promete ser más que un robot, un compañero de vida para  que muchos  ancianos no se sientan solos. El objetivo: Mejorar sus vidas.

Deja un comentario

Loading data ...
Comparison
View chart compare
View table compare