Noticias

¿Una criptomoneda del banco central? No en 2018

single-image

Los bancos centrales pueden ser los gorilas de 800 libras del universo financiero, pero han mantenido sus manos lejos del Bitcoin y otras criptomonedas, prefiriendo monitorear los desarrollos a distancia.

¿Eso cambiará en 2018?

Algunos han especulado que 2018 será el año en que los bancos centrales comiencen a agregar bitcoins a sus balances. Probablemente no porque el comprador promedio de bitcoins tiene objetivos radicalmente diferentes de los de un banquero central.

Los compradores de Bitcoin quieren obtener rendimientos del 10.000% y participar en transacciones casi anónimas. Los banqueros centrales no necesitan altos rendimientos, ni requieren el anonimato. Tienen una obligación con sus ciudadanos para garantizar la estabilidad de la moneda. La firmeza de los activos que los bancos centrales tienen en sus carteras es una parte clave para lograr este mandato.

Si el poder adquisitivo del dinero comienza a caer demasiado rápido en relación con su objetivo, los banqueros centrales intentarán deshacer esto comprando cantidades suficientes de dinero. Esto requiere vender activos de su cartera o ventas en el mercado abierto.

Los activos que no fluctúan mucho en valor, como un bono del gobierno, se pueden contar como material constante para las ventas en el mercado abierto. Pero el precio de Bitcoin fluctúa regularmente en un 20-30% por semana. Dada esta volatilidad, un banquero central no puede esperar depender de Bitcoin para proporcionar un empuje en futuros esfuerzos de recompra.

Esto significa que los bitcoins no ayudarán a los banqueros centrales a cumplir su mandato de estabilidad de precios, y no esperaría que ninguno de ellos comenzara a incluir Bitcoin y otras criptomonedas en sus carteras.

Ahora bien, puede haber algunos bancos centrales que añadan trazas de criptomonedas a sus balances, pero solo como un truco político. Por ejemplo, puedo imaginar que el Banco Central de Irán o el Banco Central de Rusia anuncian públicamente que reducirán sus reservas de dólares estadounidenses por una pequeña cantidad y lo sustituirán por bitcoins.

Pero esta sería solo una forma de aterrizar un golpe de relaciones públicas contra un enemigo, y no como una forma de promover una banca central sólida.

Moneda digital del banco central

Muchos banqueros centrales han estado explorando la idea de emitir monedas digitales del banco central o cuentas digitales para el uso de personas naturales. Estos tokens se pueden emitir en una cadena de bloques, en una cuenta normal o en una tarjeta inteligente. A diferencia del Bitcoin, esta forma de dinero tendría un valor fijo, es decir, una unidad de moneda digital se vincularía a un billete de 1 dólar.

Creo que es poco probable que se introduzcan monedas o cuentas digitales del banco central en 2018. Hay muchas posibilidades de que muchos bancos centrales incluso retrocedan en sus esfuerzos a medida que aprenden más sobre los desafíos que implica la introducción de un producto de pagos digitales.

Aquí está el quid del problema: tiene sentido que un banco central emita una moneda digital o cuentas disponibles públicamente si hay suficiente demanda. Pero no es igual de dónde vendrá esta demanda, dado que las cuentas bancarias privadas ya brindan al público el mismo conjunto de servicios que un producto del banco central hipotéticamente ofrecería.

Por ejemplo, una ventaja declarada de una moneda digital del banco central es que los ciudadanos obtendrían la capacidad de mantener dinero digital sin riesgo. Pero como los depósitos bancarios están garantizados por los esquemas de depósitos de seguros estatales hasta cantidades muy altas, ya son 100% seguros. Entonces no hay una razón aparente para que alguien cambie.

Los bancos centrales tampoco tendrán dificultades para competir con las alternativas de pago del sector privado ya existentes.

¿Haría mejor el Banco Popular de China (PBOC) la ejecución de una red de pagos minoristas que Alibaba o Tencent? ¿Ofrecería el Banco de Canadá un producto de pagos superior a los bancos comerciales de Canadá, digamos TD o CIBC, que agrupan todo tipo de otros servicios financieros junto con su oferta de pagos? Probablemente no.

Por lo tanto, no me resulta evidente por qué el público querría usar el producto del banco central, y por lo tanto no hay razón para que los banqueros centrales dediquen mucho tiempo a estos proyectos.

Una moneda digital del banco central solo podría obtener la aceptación pública al proporcionar un servicio único que las alternativas privadas no ofrecen: el anonimato.

Ya sabemos que las personas usan efectivo físico porque, entre otras razones, mejora la privacidad. Del mismo modo, el anonimato impulsaría la adopción de una versión digital de efectivo. Pero esto obligaría a los banqueros centrales a salir de su zona de confort y a lo que sería un debate público polémico sobre el anonimato y la censura financiera.

El resultado es que los únicos proyectos de divisas digitales que tienen la posibilidad de sobrevivir contra la competencia privada deben incluir el anonimato, pero solo los banqueros centrales determinados que entienden el valor del anonimato como servicio público podrán impulsar estos proyectos de moneda digital anónimos en el rostro de la crítica.

Lamentablemente, es probable que no haya demasiados banqueros centrales dispuestos a correr ese riesgo.

Regulación

Aun así, con los bancos centrales dudando en comprar criptomonedas o adoptar CBDC, el único frente en el que estarán activos en 2018 es la regulación. A medida que las criptomonedas se vuelven cada vez más integradas en el sector financiero convencional -digamos a través de futuros, ETF, fondos de cobertura o crédito para comprar Bitcoin- aumentan los riesgos percibidos de inestabilidad que se expande de los mercados de criptomonedas a los mercados convencionales.

Los banqueros centrales se han mantenido al margen durante la mayor parte del aumento de las criptomonedas. Pero dado que tienen un papel de perro guardián para jugar, esperamos que cada vez se vea como una responsabilidad de intervenir y regular el sector.

Queda por ver qué forma toma esta regulación.

Fuente: CoinDesk

 
The following two tabs change content below.

CriptoTendencia

Este contenido ha sido elaborado desde nuestra redacción.

Deja un comentario