Tecno

El dilema del comienzo: «Altas expectativas, pobres resultados»: caso de Samsung Galaxy Fold

single-image

Ser la empresa de tecnología que lidera la innovación puede ser más complicado de lo que aparentan Apple o Google, siendo compañías que destacan en el tema de modificar tecnologías existentes para satisfacer una demanda que aún nadie había podido aportar.

Uno de los problemas del ser el primero en la fila de la innovación es que te llevarás la mayoría de los golpes al respecto, incluyendo los costos de investigación por ejemplo. Otro gran costo, que impacta en el valor de toda la compañía, son los fracasos, como lo que está ocurriendo con el último lanzamiento de Samsung, siendo el teléfono que abre las puertas a un nuevo curso de telefonía, siendo el Samsung Galaxy Fold.

Antes de explicar la situación actual, es necesario comprender el contexto al que nos referimos, empezando con explicar que nos referimos con la frase de «satisfacer una demanda que aún nadie había podido aportar». Con esto nos referimos a que las personas pueden poseer demandas, gustos o preferencias que no han dado a conocer al público, por lo cual es la tarea de las empresas estudiar a sus consumidores para averiguar dichas preferencias.

Un caso de éxito sencillo es Facebook, ya existía la tecnología de mensajería instantánea, compartir información con otros usuarios y listas de amigos, pero estaban dispersas en diversas plataformas, causando una demanda implícita de asociar esos tres, Mark lo que hizo fue unificar con una interfaz cómoda para todo el mundo.

Lo que hizo popular Facebook fue ser el primero en aplicarlo, por lo cual otros pudieron copiarlo, pero sin el mismo impacto. Similar ha ocurrido con otros bienes y servicios innovadores como Netflix, Spotify, Uber y demás.

En el caso de tecnología física es distinto el caso, donde ser el primero te garantiza beneficios temporalmente, pero eventualmente la competencia te alcanza porque no puedes ocultar como mejoraste.

En la telefonía se puede observar de manera sencilla, con la evolución de los teléfonos, manteniéndonos en este siglo para hacerlo rápido: todos los teléfonos tenían el teclado numérico con una tapa, hasta que una marca decidió cambiar el modelo por un teléfono sin tapa y con teclado qwerty, obtuvo un incremento de ganancias considerable hasta que todas las demás marcas lo imitaron; luego fue tener pantalla táctil y teclado qwerty, siguiéndole a todo el teléfono con pantalla táctil.

Se puede seguir la lista de como ciertos percs son innovadores por un tiempo, luego ya no, como los lectores de huella, asistentes inteligentes, variedad de cámaras y demás.

Por esta razón si bien es beneficioso ser el primero, se debe recordar que eventualmente dejaras de ser único. Además, se debe recordar que estas investigaciones y pruebas tienen costos, con el riesgo de interpretar mal al mercado. Por ejemplo, hubo una época que Samsung y Apple producían los teléfonos curvos o podían doblarse ligeramente, porque vieron el fenómeno que las personas empezaron a guardar su teléfono en el bolsillo trasero. Sin embargo, este cambio generaba más costos que beneficios, por lo cual dejaron de hacerlo.

Una vez comprendido este tema de costo de oportunidad que puedes intentar ser el primero, asumiendo los costos y riesgos posibles, podemos explicar el caso más reciente de fracaso, siendo el Samsung Galaxy Fold.

Las transiciones tecnológicas requieren de diversas generaciones para ser consideradas exitosas, como el cambio a los teléfonos con pantallas táctiles, recordando que al principio por temas de limitantes de conocimiento hacían los teléfonos más pequeños que la palma de una mano, hoy día no es así, pero la transición no fue de la noche para la mañana.

Esto ocurrió parecido con el nuevo teléfono de Samsung, que buscaba aplicar la tecnología o cambio de poder doblar tu teléfono, con el objetivo de satisfacer a los usuarios que querían expandir la pantalla a su gusto en el momento que quisieran, pero como dijimos antes, es un proceso lento.

Esta primera generación era de esperarse que no fuese la revolucionaría, pudiendo considerarse como la generación pionera, con diversos problemas o limitantes. Sin embargo, Samsung en sus campañas publicitarias vendía este teléfono como lo mejor que podrás encontrar en 2019, elevando las expectativas de los usuarios, generando un choque cuando no pudieron satisfacer las expectativas de los usuarios, y les cobras $2000 además.

Es válido pensar que en un futuro todos los teléfonos podrán doblarse y expandirse, pero un futuro a largo plazo, porque al corto aún no tenemos el conocimiento. Serán grandes empresas como Samsung, Google o Apple quienes liderarán esta nueva ruta de tecnología porque pueden asumir estos riesgos del ensayo y error.

A recomendación del escritor, le aconsejo no comprar nuevos teléfonos o piezas de tecnología con grandes cambios en la preventa, porque será utilizado como conejillo de indias y será costoso. Espere a que salgan las reviews y compre después la segunda generación.

Deja un comentario

Loading data ...
Comparison
View chart compare
View table compare