Noticias Bitcoin

El Bitcoin no tiene características partidistas, es apolítico y descentralizado

Recientemente, el senador republicano Ted Cruz expresó en un evento de la Conferencia Política de Acción Conservadora (CPAC) su apoyo total al Bitcoin. Sin embargo, en su discurso pro-republicano, Cruz criticó a sus oponentes políticos, desde Justin Trudeau y Elizabeth Warren hasta el Partido Comunista Chino, por oponerse al Bitcoin debido «al deseo de estas personas de controlar la libertad financiera y las libertades civiles de las personas».

«Una de las razones por las que soy optimista con el Bitcoin es porque está descentralizado, la izquierda odia al Bitcoin porque no pueden controlarlo». Expresó Ted Cruz en su discurso. Fuente: Twitter

En el futuro, muchos políticos intentarán politizar el Bitcoin, pero es un activo apolítico y no encaja en ninguna categoría de derecha o izquierda.

El comportamiento del Bitcoin no se podrá cambiar fácilmente

El problema del discurso de Ted Cruz sobre el Bitcoin es que está lleno de elementos partidistas y el Bitcoin no está en contra de la izquierda, ni de la derecha, es un activo digital totalmente apolítico. Asimismo, el Bitcoin es un activo de naturaleza descentralizada, lo que significa que ninguna entidad política o institucional puede alterar su funcionamiento.

Tal como explicó Jonathan Bier en su libro «The Blocksize Wars», los activistas del Bitcoin y las organizaciones han realizado innumerables intentos fallidos a lo largo de los años para modificar unilateralmente el código del Bitcoin.

Como un ejemplo entre muchos, la propuesta denominada «Bitcoin Classic» en el 2016 propuso aumentar el tamaño de los bloques del Bitcoin. Sin embargo, esta propuesta no logró ser adoptada, a pesar de contar con el apoyo de grandes actores institucionales como Brian Armstrong de Coinbase, Jihan Wu de Bitmain, Roger Ver de Bitcoin.com y destacados desarrolladores del Bitcoin como Gavin Andresen.

Decir que el Bitcoin tiene un lado político es incoherente

Este intento de politizar al Bitcoin no solo es filosóficamente incoherente, sino que también está separado de la evidencia de su uso actual. 

Cuando estalló el movimiento Black Lives Matter (BLM) en el 2013, algunos manifestantes aprovecharon al Bitcoin para anunciarlo como un símbolo de libertad financiera. Los activistas del BLM desarrollaron diversos proyectos de arte NFT para crear conciencia sobre las víctimas de asesinatos raciales y la reforma policial. 

El trabajo de varios autores y eventos anuales como el «Black Blockchain Summit» son solo algunos ejemplos de los esfuerzos progresivos para crear conciencia sobre el potencial del Bitcoin para empoderar a las comunidades afrodescendientes y minoritarias, en formas en las que el sistema financiero actual las ha excluido.

Asimismo, cuando los manifestantes de extrema derecha de la organización de supremacistas blancos «Unite the Right» fueron universalmente incluidos en la lista negra de las plataformas de tarjetas de crédito y las principales plataformas de pago, incluidas Visa, Patreon, PayPal, Apple Pay y más, sus defensores también recurrieron a las criptomonedas, recaudando 15 BTC en donaciones (valorados en $60.000 dólares en el 2017).

Incluso, regímenes como Corea del Norte e Irán, que están aislados del sistema financiero mundial, utilizan Bitcoins para aliviar el impacto de las sanciones. Se estima que Corea del Norte ha robado unos $395 millones de dólares en criptomonedas, para financiar su desarrollo de armamento nuclear. 

El Bitcoin no es «bueno» porque otorga «libertad económica» a las minorías, y tampoco es «malo» porque los países lo utilizan para evitar sanciones. Es simplemente una red financiera neutral que cualquiera puede usar. El uso del Bitcoin es totalmente voluntario, las personas no lo usan porque se vieron obligadas a hacerlo, sino porque eligen hacerlo. 

Los fondos cotizados en la bolsa (ETF) podrían agregar cierta politización al Bitcoin

A medida que el Bitcoin gané una mayor adopción, las instituciones financieras crearan nuevos productos, como los fondos cotizados en bolsa (ETF) vinculados al BTC. En la medida en que estas instituciones estén reguladas por instituciones financieras capturadas políticamente y los consumidores opten por comprar estos activos, el BTC quedará atrapado en un peligroso mercado de raíces partidistas.

No obstante, hay buenas razones para ser optimistas, por un lado, el BTC a diferencia del dinero fiat, no puede manipularse arbitrariamente. Además, comprar Bitcoins directamente en un exchange no es complicado ni costoso, a diferencia de comprar oro físico u otros activos que requieren un almacenamiento físico.

El senador estadounidense Ted Cruz no será el único político que tratará de apropiarse del Bitcoin con fines partidistas. A medida que el BTC gane terreno en el mundo, los personajes partidistas intentarán cada vez más aprovecharlo para sus fines políticos. Sin embargo, los conocedores de la historia de las criptomonedas sabrán que no se logrará fácilmente.

Entradas recientes

Mercado Coin: La nueva criptomoneda de Mercado Libre

La plataforma líder de compra y ventas por Internet de América Latina, Mercado Libre, ha lanzado su nueva criptomoneda. ¡Más…

5 horas

¡Crypto.com consiguió licencia para operar legalmente en Canadá!

La plataforma de inversiones, Crypto.com, consiguió licencia de un regulador en Canadá para operar legalmente. ¡Te resumimos el suceso!

9 horas

¡Participa por una entrada ejecutiva para el Blockchain Land!

En octubre en México, se llevará a cabo el crypto evento Blockchain Land ¿Quieres ganarte una entrada ejecutiva? Entonces debes…

21 horas

Coinbase detendrá retiros y depósitos de ETH durante The Merge

Durante la actualización de Ethereum "The Merge», Coinbase detendrá retiros y depósitos de ETH y tokens ERC-20 anunció en un…

22 horas

El CEO de Terra cree que el desplome de LUNA es una «gran apuesta»

En un panorama de dudas, el CEO de Terra, Do Kwon, da una opinión «extendida» en la entrevista con Coinage,…

1 día

Usamos cookies para optimizar el tiempo de carga. No recolectamos ninguna información.