Ethereum

Ethereum está cambiando la vida de mujeres en Afganistán

single-image
+

Una empresa de Afganistán está rompiendo los paradigmas y tratando de empoderar a las mujeres del país, no sólo a través de la educación, sino brindándoles cierta independencia económica usando criptomonedas.

Code To Inspire (CTI), es una organización sin fines de lucro que tiene por objetivo enseñar a las mujeres afganas a codificar, recientemente ha anunciado que empezará a pagar en Ethereum a aquellas estudiantes que detecten fallas de software y corrijan vulnerabilidades de empresas o proyectos web. Para esto, se asoció con The Bounties Network, plataforma especializada en transacciones con ETH.

Fereshteh Forough, directora de CTI, declaró para CoinDesk: “Personalmente creo que es bueno tener alfabetización digital o educación financiera, el conocimiento, especialmente para las mujeres en Afganistán que están limitadas a acceder a una gran cantidad de recursos financieros, como los bancos”.

Las mujeres afganas no sólo se ven limitadas por cuestiones culturales o religiosas; también deben hacerle frente al terrorismo. Los Talibanes son un grupo extremista islámico que sigue una doctrina ortodoxa de cómo se supone debe ser un auténtico musulmán, la cual no acepta interpretaciones ni “libertinaje”. Su empeño por “convertir” al resto de la población según sus creencias, los ha llevado a tomar acciones violentas, cobrando la vida de centenares de personas.

Este grupo terrorista asegura que las mujeres no deben estudiar, ya que esta es una actividad propia del hombre. Es por ello que han realizado varios ataques a escuelas de chicas o directamente a las niñas que las frecuentan.

Aún si dejáramos el terrorismo de lado, la iniciativa de CTI debe enfrentar varios obstáculos.  El principal, la falta de casas de cambio de criptomonedas en Afganistán. Así que, aunque se le pague a las estudiantes en ETH, ellas encontrarían dificultades para convertir su dinero digital a la moneda de curso legal.

Sobre este punto, Forough aclaró que “incluso ahora, cuando están guardando criptomonedas en cualquier forma, aún existen los mismos desafíos de cómo podemos intercambiarlos con la moneda local o dólares”.

Además, los afganos no suelen confiar en las instituciones financieras encargadas de convertir monedas. En su lugar, prefieren usar sarafis, personas que se encargan de este cambio personalmente.

A pesar de los diversos retos a los que se tienen que enfrentar tanto las mujeres como las criptomonedas en Afganistán, que CTI siga apostando por hacer proyectos como el de los pagos en Ethereum o simplemente ayudar en la educación, es digno de admirar.

CTI está ayudando a que las monedas digitales se incorporen dentro del país árabe; y aunque el proceso parezca lento, no se puede descartar la posibilidad que en el futuro se popularicen los sarafis de criptomonedas, y la adopción de los activos digitales se haga más sencilla.

Para terminar, es relevante tener en mente las palabras de la directora Forough sobre el futuro del país:

“Hay niñas en Afganistán que saben cómo codificar. Y van a cambiar el futuro de Afganistán, su país, simplemente accediendo a este conocimiento del siglo XXI”.

 
+
The following two tabs change content below.

Auri Díaz

Soy estudiante de Estudios Internacionales, interesada en las nuevas tecnologías y su impacto en el mundo. Fiel creyente que la tenacidad es la base del éxito.

Deja un comentario